Lucia's Blog: 2022
Google Logo
Image Caption goes here.

Share!

Tuesday, July 12, 2022

APPROVED BY GOD

“Be diligent to present yourself to God as one approved, a worker who doesn’t need to be ashamed, correctly teaching the word of truth.” 
2 Timothy 2:15


A “gold brick” is a term for a brick painted to look like gold, which serves as a metaphor for a person who appears to be of great virtue but is really useless. Many evangelists are “gold bricks.” The apostle Paul calls on the evangelist Timothy to be different from the rest.

I am enjoying my study of 2 Timothy.  Indeed, God’s Word is sufficient to train us in righteousness so that we may be complete and equipped for every good work.  However, God wants us to be diligent in studying His Word so that we may be able to handle the Word of Truth correctly.  Teaching the Word of Truth correctly demands in-depth study, meditation, an open heart, application, and prayer.  God, our Master, does not accept shoddy work! 

Although Paul commands Timothy in this letter to study God’s Word to be approved by Him, he is implying something more than just studying.  Paul wants Timothy to live out what he is studying and teaching (Romans 12:1-2).  For Timothy to become a worker approved by God, he would have to be diligent in his service to God, correctly handling the Word of God.  He would have to understand the Old and the New Covenants correctly.  Timothy must be on guard against false teaching, misapplying, and twisting the Word of Truth when teaching others.  In doing this, Timothy could be sure that he would not be ashamed as he stood before God on judgment day.  To be approved by God must be the goal for all Christians.  

In my previous study of 2 Timothy 2:1-13, we noticed how Paul stresses living faithfully before God, even to the point of suffering.  If we suffer, we shall also reign with him: if we deny him, he will deny us.  Timothy was to remind his hearers of Jesus’ sacrifice and of their need to serve Him faithfully.  Nothing pleases God more than handling carefully and correctly His written Word. We must reverence the  written Word of God as the psalmist said, 

“Thy word is a lamp unto my feet, and a light unto my path” (Psalm 119:105).

To be approved by God is something that all of us must want!  How can God approve us? How do we know we are approved servants of God? In 2 Timothy 2:14-26, we are given three pictures to help us present ourselves as workers approved by God.  This is exactly where I want to focus this study.

In the last half of 2 Timothy 2, Paul is compelling Timothy to be useful to the Master, a worker who does not need to be ashamed. He also warns Timothy to avoid profane and vain babblings and foolish and ignorant disputes.  Paul also reminds Timothy what he must flee from (youthful lusts) and what he must pursue (righteousness, faith, love, peace). Paul urged Timothy to properly handle the Word of Truth and correct others with gentleness and humility.   Timothy would be a faithful servant of the Lord prepared for every good work, especially when dealing with those whom the devil has ensnared.



I.   THE FAITHFUL VS. THE UNFAITHFUL:   
"Remind them of these things, and charge them before God not to quarrel about words, which does no good, but only ruins the hearers. 15 Do your best to present yourself to God as one approved, a worker who has no need to be ashamed, rightly handling the word of truth. 16 But avoid irreverent babble, for it will lead people into more and more ungodliness, 17 and their talk will spread like gangrene. Among them are Hymenaeus and Philetus, 18 who have swerved from the truth, saying that the resurrection has already happened. They are upsetting the faith of some. 19 But God's firm foundation stands, bearing this seal: 'The Lord knows those who are his,' and, 'Let everyone who names the name of the Lord depart from iniquity.'  20 Now in a great house there are not only vessels of gold and silver but also of wood and clay, some for honorable use, some for dishonorable. 21 Therefore, if anyone cleanses himself from what is dishonorable, he will be a vessel for honorable use, set apart as holy, useful to the master of the house, ready for every good work.  22 So flee youthful passions and pursue righteousness, faith, love, and peace, along with those who call on the Lord from a pure heart. 23 Have nothing to do with foolish, ignorant controversies; you know that they breed quarrels. 24 And the Lord's servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patiently enduring evil, 25 correcting his opponents with gentleness. God may perhaps grant them repentance leading to a knowledge of the truth, 26 and they may come to their senses and escape from the snare of the devil, after being captured by him to do his will.'"  (2 Timothy 2:14-26)


  • Watching Our Words:  (2 Timothy 2:14-19)

“Remind them of these things, and charge them before God not to quarrel about words, which does no good, but only ruins the hearers. 15 Do your best to present yourself to God as one approved, a worker who has no need to be ashamed, rightly handling the word of truth. 16 But avoid irreverent babble, for it will lead people into more and more ungodliness, 17 and their talk will spread like gangrene. Among them are Hymenaeus and Philetus, 18 who have swerved from the truth, saying that the resurrection has already happened. They are upsetting the faith of some. 19 But God's firm foundation stands, bearing this seal: ‘The Lord knows those who are his,’ and, ‘Let everyone who names the name of the Lord depart from iniquity.’” 


    • Quarreling And Arguing Over Words:

“Remind them of these things, and charge them before God not to quarrel about words, which does no good, but only ruins the hearers.”  (2 Timothy 2:14)

    1. Timothy was to remind Christians to watch their words. 
    2. He was to charge them not to strive about words that do not profit and produce ruin for the hearers.    
    3. Christians must remember that there is no value in quarreling and arguing over words (1 Timothy 1:6; 1 Timothy 5:21; 1 Timothy 6:4; 2 Timothy 2:23; Titus 3:9-11).  
    4. He was to warn Christians before God (1 Timothy 1:18). 
    5. Quarreling or arguing over words turns people away from the simplicity of the Gospel, the faith, and discourages everyone who is listening.

Those who quarrel or dispute about words are identified as those who "teach different doctrines" (I Tim. 6:3-6).  Take notice that the  "words" quarreled or argued in our verse do not profit a man's soul because they ruin those that hear them.  To hear or accept the doctrines of men that are above and beyond the divine revelation is catastrophic to the eternal state of the soul. 


  • Handling The Word of Truth Rightly:  

In 2 Timothy 2:15, Paul urges Timothy to handle the Word of Truth rightly. He implies that it is possible to misuse God’s Word.  Timothy was to be diligent in presenting himself approved to God as a worker who does not need to be ashamed and rightly divides the Word of Truth.   

“Do your best to present yourself to God as one approved, a worker who has no need to be ashamed, rightly handling the word of truth.” (2 Timothy 2:15)


All Christians are commanded to study God’s Word to help us live our lives according to the will of God.  We are to live out what we teach and study.  When we faithfully handle the Word of Truth, it means that we are using the Word of God correctly, cutting it straight and dividing it right.   The word for  ‘rightly handle’ in Greek is ‘orthotomeo,’ and this is the only time the word is used in the New Testament.

In our text, Paul is urging Timothy to be diligent in applying the Word of God correctly to stand against false teachings (1 Timothy 4:13; 2 Peter 1:10).  It stresses the need for us to study the Word of God.  We cannot stand against false teaching or use the Word of God correctly if we neglect the diligent study of it (Hosea 4:6).

    1. The purpose of God’s Word is not to go argue over words with others. 
    2. God wants us to teach His glory and the truth of His Word, not argue about words.  
    3. Some love to make arguments just for the sake of arguing with others.  
    4. They enjoy poking and prodding others, for they love to quarrel.  
    5. Sadly, they use the Word of God for fighting and arguing, and they look for people to argue with. 
    6. They don’t go to the Word of God to learn, grow in the Grace of God, and be transformed into His image.  
    7. They fight over words because they want to argue about something.  
    8. It is amazing! 


How sad that some love to argue with others about many issues and words!  It makes them happy to argue and fight. Think for a moment how many churches have been ripped apart because of a few Christians arguing over words! The saddest part is that the work of the church is destroyed and, along with it, the faith of many.  Some Christians just love to argue over new ideas and teachings, ignoring the impact they are having on the faith of others. 

  • Avoid Irreverent Babble (Irreverent And Empty Speech):

“But avoid irreverent babble, for it will lead people into more and more ungodliness, 17 and their talk will spread like gangrene. Among them are Hymenaeus and Philetus, 18 who have swerved from the truth, saying that the resurrection has already happened. They are upsetting the faith of some.”   (2 Timothy 2:16-18)


In verse 16, Paul says to avoid irreverent babble. Listen to his words.

“But avoid irreverent babble, for it will lead people into more and more ungodliness.” 

The CSB says to “avoid irreverent and empty speech.” Irreverent and empty speech produces ungodliness. Paul warned Timothy about this kind of speech in his first letter. Paul urges Timothy and Christians not to fight over words, for it ruins the hearers.
“O Timothy, guard the deposit entrusted to you. Avoid the irreverent babble and contradictions of what is falsely called 'knowledge,' for by professing it some have swerved from the faith. Grace be with you” (1 Timothy 6:20-21).  

Paul wanted Timothy to handle the Word of Truth correctly to avoid godless chatter (irreverent or profane babble) and getting involved in non-biblical discussions with people. By Timothy avoiding this, he would be more involved in doing the work God had commissioned for him to do as an evangelist (1 Timothy 6:20; Titus 3:9-11).   Profane and vain babblings (verses 16-18) can only increase ungodliness (verse 16).  Their message will spread like cancer (17a).  Paul gave two examples of such men who depart from the Truth:  Hymenaeus and Philetus (17b).  They overthrew the faith of some by saying the resurrection was already past (verse 18).  

  • Fruitless And Useless Teaching:

“And their talk will spread like gangrene. Among them are Hymenaeus and Philetus, 18 who have swerved from the truth, saying that the resurrection has already happened. They are upsetting the faith of some.”  (2 Timothy 2:17-18)


These two men were false teachers (Hymenaeus and Philetus), for they were teaching that the resurrection had already occurred (1 Corinthians 15:12-19).  Their teaching was like 'gangrene' and was destroying the faith of some Christians (1 Timothy 1:19-20).  You see, the more people get involved in godless chatter, the more ungodly they become.  As a result, their teaching spreads like gangrene.  The Greek word for gangrene is “gaggraina.”  It is found in the New Testament only once and implies that it will spread throughout the body unless it's dealt with immediately.  In a few words, if false teaching is not dealt with immediately, it will spread throughout the church like a disease.  Teaching fruitless and useless doctrines only leads to division within the church.  

You can be sure that these two men believed they had not left the Truth and that everyone else was wrong. They were ready to fight over words.  

    1. They were destroying the faith of some, teaching something false, even though they thought they were right. 
    2. Even though some Christians had fallen away because of their false teaching, the foundation of the church which God had laid remained firm (Matthew 16:18; 1 Corinthians 3:9-10; Ephesians 2:20-21). 
    3. Jesus dealt with the same problem in the Pharisees and scribes who thought they knew the Scriptures well. 
    4. Yet, in their knowledge of the Scriptures, they missed the clear truth of Jesus as their  Savior. 
    5. They missed mercy and justice as they argued over empty and useless words. 


There has always been a lot of noise coming from the chattering classes. Many of them wear the formal garb of “ministers” and sound like informed “doctors of divinity,” but their words distract us more than informing us of God's will for our daily lives. Godliness is the way of living that shows reverence toward God, the fear of God. Nothing is more important to us than pleasing our Creator and Lord. The evil of irreverent babble is that it always contains small, subtle deceptions that allow us to drift from the path God has ordered for all men.  

Word war is when arguments turn into malice, slander, and ill-will.  When this happens, it is impossible to have any kind of discussion about God’s Word with anyoneWhen we think we can argue over doctrinal matters and show feelings of hurt, anger, hate, malice, and slander, we have already left the heart of God and find ourselves in word wars.  Why?  

    1. Because we forget the other person’s soul as we argue that we’re right and the other person is wrong.  
    2. This way of thinking and attitude of heart is destructive. 
    3. Paul declared that such an action spreads like gangrene. 
    4. Gangrene destroys the flesh of others who catch it. 
    5. This spirit of argument is destructive to us and others.  
    6. This is contrary to God’s Word.  
    7. The Word of God does not seek to destroy others but accurately shows how to live our lives in godliness and holiness.  

Let us be careful that we not argue over irreverent and chatter words (irreverent babble) but instead use God’s Word accurately to not find ourselves ashamed on the day of judgment.

Christians must turn away from wickedness or ungodliness, for it is the key to being known (approved) by God. If we claim to know and love God, we must live like it (John 13:34-35). Our lives must reflect Whom we belong to (Romans 6:17-18).

  • God’s Firm Foundation:

“But God's firm foundation stands, bearing this seal: ‘The Lord knows those who are his,’ and, ‘Let everyone who names the name of the Lord depart from iniquity.”’  (2 Timothy 2:19)

Paul declared that the Lord knows who are His.  God's solid foundation stands, having this seal:  “The Lord knows those who are His” (19a).  “Let those who name the name of Christ depart from iniquity” (19b)

As long as this foundation, Christ, the chief cornerstone,  remains firm, there is no need to be troubled by apostasy (Psalm 11:3).  

    1. Our faith is built on Jesus, the Christ and Son of God (Matthew 16:18-19; John 20:30-31). 
    2. The church that remains steady and firm on that foundation will continue to be a shining light amid false teaching.  
    3. As expressed in our text, a seal is used for security or as a mark of authenticity (Matthew 27:66; Revelation 9:4). 
    4. The seal here is affixed to the foundation.  
    5. It refers to the inscription of the foundation stone that always remains there.  
    6. The words of the inscription imply that God knows those who are faithful to Him (Numbers 16:5; Numbers 16:26-27l; Isaiah 52:11; Nahum 1:7; John 10:27-28).
 

II.    VESSELS OF HONOR AND DISHONOR:
"Now in a great house there are not only vessels of gold and silver but also of wood and clay, some for honorable use, some for dishonorable. 21 Therefore, if anyone cleanses himself from what is dishonorable, he will be a vessel for honorable use, set apart as holy, useful to the master of the house, ready for every good work. (2 Timothy 2:20-21)

  • Honorable Use: 
The second picture Paul uses is a metaphor that describes those whom God knows and judges by their behavior  (verses 20-21). 
  1. He used the illustration of a large house full of bowls, dishes, and utensils.  
  2. Such a house has all kinds of vessels, some for honor and some for dishonor (verse 20).   
  3. Some are used for special occasions, and some are used daily. 
  4. The vessels of gold and silver are for special purposes. That is, they are profitable for the growth of the kingdom (1 Corinthians 12:14-26; Romans 9:21-23).  
  5. The vessels of wood and clay are for common or everyday use because of their unrighteous living.

So what is Paul’s point?  Let’s take a look at verse 21.

"21 Therefore, if anyone cleanses himself from what is dishonorable, he will be a vessel for honorable use, set apart as holy, useful to the master of the house, ready for every good work.”


Paul’s point is that even those vessels of common use will serve the Father’s will God’s way.  
  1. Those vessels represented as wood and clay cleanse themselves (John 15:2; 1 John 1:9).  
  2. God uses them for special purposes when they are brought out of the cupboard.   
  3. Those who cleanse themselves from things of dishonor will become:  vessels of honor (21), sanctified and useful for the Master, and prepared for every good work.  

Christians must cleanse themselves from those things that are dishonorable for them to be special, honorable instruments. When we are set apart, our Master God can use us, thus becoming useful and ready for every good work in His Kingdom of righteousness.  However, those instruments or vessels must first be cleaned up.  To be a worker or Christian approved by God who has no need to be ashamed, we must get clean. We must purify our lives from the filth of this world.  However,  Paul does not just urge us to clean up and get out of the mud.  He urges us to examine our hearts and find those areas in our lives that we must cleanse to be approved by God.  Christians are urged to turn away from wickedness (godless living) for God to work through them (Ephesians 2:10;  2 Corinthians 9:8;  2 Timothy 3:17).


III.   PURSUE PURITY AS GOD'S SERVANT:

“So flee youthful passions and pursue righteousness, faith, love, and peace, along with those who call on the Lord from a pure heart. 23 Have nothing to do with foolish, ignorant controversies; you know that they breed quarrels. 24 And the Lord's servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patiently enduring evil, 25 correcting his opponents with gentleness. God may perhaps grant them repentance leading to a knowledge of the truth, 26 and they may come to their senses and escape from the snare of the devil, after being captured by him to do his will.  God as one approved, a worker who has no need to be ashamed.’”  (2 Timothy 2:22-26)

  • Remove Youthful Passions or Lusts: 
“So flee youthful passions.”  (22a)

Paul compels Timothy to flee from his youthful evil desires.  That same warning applies to us today (both young and old).  You don't have to be young to suffer from youthful lusts (1 Corinthians 6:18  1 Timothy 4:12; 1 Timothy 5:2).  For Timothy to accomplish this, he would have to make a conscious decision and effort to do so ( 1 Timothy 6:11).   Timothy had to choose the right direction, the path of righteousness, to pursue that which is right and holy before God (Hebrews 12:14). In other words, he had to practice all that is good and godly. He had to practice righteousness in all his dealings with people. He had to demonstrate faith, love, and peace to everyone, as others were doing (1 Corinthians 1:2; Acts 9:11).  This same admonition applies to us today.  We must pursue from a pure heart those things that are righteous and holy.  

To be an instrument for honorable use, set apart, useful to the Master, and ready for every good work, we must run from the passions and lusts of the flesh. There is no other way to be useful and approved by God.  To be approved by God demands that we actively remove the sinful desires that are common to the young.   We must purify ourselves and run from these things.  

However, other youthful desires include:

    1. Pride.
    2. Jealousy.
    3. Greed.
    4. Being argumentative.
    5. Lacking compassion and care.
    6. Being brash.
    7. Being unwilling to listen, and the like. 

So how do we get rid of our youthful passions and desires? Paul gives us the answer in verse 22bOur focus must be on these things.  

  • Pursue Righteousness, Faith, Love, And Peace From a Pure Heart: 

“Pursue righteousness, faith, love, and peace, along with those who call on the Lord from a pure heart.” (22b


Paul charged Timothy to flee youthful lusts and pursue righteousness, faith, love, and peace with those who call on the Lord out of a pure heart. To call on the Lord, we must have a pure heart.  
    1. A pure heart demonstrates pure motives, intentions, and purposes.  If these things are not pure, our heart is not pure. 
    2. We cannot call on the Lord out of a pure heart. 
    3. A pure heart seeks only God (Matt. 5:8). 
    4. When we seek after something else other than God, our motive is not pure, and thus our heart is not pure. 
    5. The heart must be pure in all its constituents to call on the Lord.
    6. A pure heart lives to serve God in faith, love, and peace. 

Paul's admonition to Timothy included turning away from, not just the activity of the flesh, but the desires of the flesh (youthful lusts) and striving to be righteous (do the right thing).  Those who are pure in heart always seek to do the right thing, for they do not want to do the wrong thing.  They mourn when they do wrong. That is the challenge of having a pure heart.

    1. The Word of Truth creates in us purity.  
    2. The word pure means clean. 
    3. The pure heart does not question the validity of God’s Word.  Such a heart does not argue with implications.  
    4. Those who are pure in heart strive to do the will of God as written in His Word. 
    5. The pure heart is devoted to God, for such a heart knows that he cannot call on the Lord with an impure heart.  
    6. The pure heart trusts in God and honors Him instead of seeking the things of this world for pleasure.   
    7. Purity in heart is a constant challenge for Christians living in this world.  
    8. When Christians pursue righteousness with the strength that God supplies, they will more likely resist temptation and grow spiritually.  

One of the most critical roles for both Timothy and Titus was to model good works.  For them to teach the Truth about Jesus demanded godly and righteous living. Otherwise, their work was in vain. As they pursue righteousness, faith, love, and peace from a pure heart, they could rest assured God was approving them and their work. 

  • Avoid Foolish And Ignorant Disputes (Controversies):  

“Have nothing to do with foolish, ignorant controversies; you know that they breed quarrels.” (2 Timothy 2:23)


In verse 23, Paul commands Timothy to have nothing to do with foolish, ignorant controversies because they generate quarreling. The Lord’s servant must not engage in such things.  For Timothy to do this,  he must avoid foolish and vain arguments that don’t amount to a hill of beans, for they are not profitable for every good work (1 Timothy 1:4; 1 Timothy 1:6; 1 Timothy 4:7;  2 Timothy 2:16).  Such foolish and ignorant disputes usually begin with those who often go way beyond what is written and don’t respect the authority of the Scriptures (2 John 9-10).  Sadly, those who love to breed quarrels and fights lead to division within the church (2 Timothy 2:14-16;  Titus 3:9-11).  
Those who involve themselves in fruitless and vain questions of faith as they try to generate strife must be "refused." Why?  Because the only thing that comes out of these useless and controversial disputes is strife or quarrels.  Those who cause trouble in the Lord’s church are false teachers. Error does nothing but breed "strife" (I Tim. 6:3ff).  Those who love nothing but a “good” quarrel over vain and ignorant controversies are used by the devil to do his will.  They have fallen into a common trap of the devil (Luke 15:17; 1 Timothy 3:7;  Hebrews 3:13). 

  • The Lord’s Servant Must Not Be Quarrelsome:  
“And the Lord's servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patiently enduring evil, 25 correcting his opponents with gentleness. God may perhaps grant them repentance leading to a knowledge of the truth, 26 and they may come to their senses and escape from the snare of the devil, after being captured by him to do his will.  God as one approved, a worker who has no need to be ashamed.’”  (2 Timothy 2:24-26)

    • Be Gentle to All:  

"And the Lord's servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patiently enduring evil."  (2 Timothy 2: 24) 


In verse 24, Paul declares that the Lord’s servant must not be quarrelsome but kind to everyone, able to teach, patient when wronged, and correct with gentleness or humility.  
    1. Timothy was to be an example as a teacher of the Gospel and not quarrel with others.  This applies to all Christians (Titus 3:2).  
    2. Timothy must be kind to everyone (1 Thessalonians 2:7)
    3. Able to teach (1 Timothy 3:2), and 
    4. Not resentful, that is patient (Ephesians 4:2; Colossians 3:13).  
    5. In a few words, he was to be a man of peace (peacemaker).   

Paul stresses that we abstain from erroneous or false teaching to be free of strife.  When we teach error, we involve ourselves in strife.  Of course, Paul at no point is promoting peace at the expense of the Word of TruthMany believe it is wrong to argue over matters of faith or doctrine.  However, Jude, in his letter, commands that we contend for the faith (Jude 3).  

    • Correcting With Gentleness:  
“Correcting his opponents with gentleness.”  (2 Timothy 2:25)

The "opponents" are those who like to argue all the time over foolish controversies and speculations.  Timothy was not to get angry with them but rather be gentle.  In doing this, he would point out their error with the Truth (Hebrews 4:12) so that they might repent and embrace the Word of Truth (Acts 11:18; Hebrews 12:13; 1 John 1:7-9).  

Thus, those who usually teach error breed strife or quarrelsRather than causing strife in the church through error,  the "Lord's servant" must do the following to be approved by God.

    1. Be gentle toward all.
    2. Treat people with a mild and calm disposition rather than attacking and having an aggressive disposition. 
    3. Be  "apt to teach." The phrase "apt to teach" is one word in Greek, i.e., "didaktikon," which is defined as "apt (suitable, having a tendency, likely to do something, inclined to do something) or qualified to teach." We find this phrase in I Timothy 3:2 concerning the qualification of elders.
    4. Have a gentle disposition and willingness to teach the Truth.
    5. Be  "forbearing." To be forbearing is to be patient with people. You see, when we teach others, it usually takes time for them to process spiritual information. Thus we must give them time to think and reflect on the new teaching.
    6. The Lord’s servant must meekly correct those that oppose him. To be "meek" (praus)  means to be gentle, kind, mild, humble, soft, and have a forgiving disposition toward others. It shows humility.  Both Jesus (cf. Matt. 11:29) and Moses (cf. Numb. 12:3) were meek.  Those who are meek are patient with others. Paul stresses that the "Lord's servant" must deal humbly, gently, and patiently with those who oppose him. Those of opposite opinions and different religious backgrounds or beliefs. 


Since the Lord’s servant represents the Truth, he is commanded to be gentle, humble, kind, and patient with his opponents rather than abrasive.  Hence, let us not be guilty of insulting our opponents when we debate or are defending the Truth but rather let us expose the doctrinal error and false teaching.   

  • Repentance Leading to The Knowledge of The Truth:  

“God may perhaps grant them repentance leading to a knowledge of the truth.  26 and they may come to their senses and escape from the snare of the devil, after being captured by him to do his will.  God as one approved, a worker who has no need to be ashamed.’”  (2 Timothy 2:25- 26)


As vessels of honor, our job is to restore our opponents to repentance unto knowledge of the Truth and free them from Satan's captivity.  The Lord’s servant seeks to rescue the erring with his meek disposition.  We must remind ourselves that the main goal is not to win but persuade and lead others to repentance.  As those who call on the Lord and hope to be found approved by Him, we must think about what we will say or do to help those in sin come to the knowledge of the Truth that perhaps God might grant them repentance.  In a few words, we must not be an obstacle to repentanceWhy?  
    1. Because we must think and act like God, who is longsuffering and desires that all men come to their senses and escape Satan’s deception and traps.  
    2. So we must act with gentleness and patience and avoid endless arguments. 
    3. Rather, we must look for resolution and repentance.  

As those who are instruments or vessels of honor, our primary goal is to make the effort to be useful to our Master and be ready for every good work.  


CONCLUSION

I am enjoying my in-depth studies on Paul’s 2nd letter to Timothy.  This study has enriched me as it deepened my understanding of many critical issues that concern every saint today.  I love pushing myself beyond my knowledge in search of the Truth on many doctrinal matters.  I never tire of searching for God’s riches in His Word of Truth.  It reminds me of Jesus' parable of the treasure hidden in a field which a man finds. He goes and sells all that he has to buy that field and rejoices in taking possession of that treasure. That is how I often feel when I am compelled to dig deeper into the Scriptures to find God's treasures. I pray that you may feel the same joy.  

“Oh how I love your law (instruction)!  It is my meditation all the day."  (Psalm 119:97)


Many in the religious world are confused as to what the Bible says on a variety of subjects. This is evident when we observe the myriad of denominational churches and the differing doctrines they embrace. Have you ever wondered where these doctrines came from? Obviously, they originated in the minds of men.  But what did the Lord say about this?   In Matthew 15:8-9, Jesus was very “plain” about it. He warned us of this very thing.  After calling the scribes and Pharisees “hypocrites,” He said, 

"This people honors me with their lips, but their heart is far from me;  9 in vain do they worship me, teaching as doctrines the commandments of men."


Could there be anything clearer than this?  Why do people alter God’s Word to make commandments which God has not written? 

The answer is simple.  They fail to do what God has said because they do not know God’s Word. They don’t read, study, or meditate on the Word of Truth. This is why we are urged in 2 Timothy 2:15 to study with diligence to present ourselves approved by God.  You see, Truth (divine revelation) has been contrasted with erring doctrines and men who espouse those doctrines (2 Tim. 1:13-14 and 2:14).  However, the approved Christian is not "ashamed" of Truth. God is very concerned about this! (2 Tim. 1:8; Rom. 1:16). When Christians are ashamed of the Truth,  they often refuse to speak about it and reject the teachers of Truth.  Paul compels Timothy not to fear man because souls are at stake (2 Tim. 1:7).  Those who are approved by God teach the Word of Truth correctly. Christians are admonished to hold a straight course of Truth and recognize the standards of Truth.  

Psalm 1:1-2 describes the blessed man who finds delight by meditating on God’s Word, day and night.  When we fail to read, study and meditate on God’s Word, we become like those in 2 Peter 3:16, “unlearned  (ignorant) and unstable,” and as a result, they “wrest" (twist) the scriptures to their own destruction.  

People want to do things their own way, teaching what others want to hear.  2 Timothy 4:3-4 warns us of those with “itching ears” who will not “endure sound doctrine.”  In Acts 20:30, Paul warned the Ephesian elders that some of them would speak “perverse things, to draw away disciples after them.”  Those who want things “their way” reject God’s Word and authorityRead God’s Word. Rightly divide it. Know it and properly follow it. Examine yourself by God’s Word. Then make the needed changes so you can live godly and righteously.  We show our love for God when we faithfully obey His Word.

In 2 Timothy 2:14, Paul charges Timothy to remind the brethren of those against the Gospel Message.  The Word of Truth does not make us ineffective because God’s promises of salvation are true and faithful (2 Tim. 2:9; 2 Tim. 2:13; Acts 26:14).  No man can frustrate the promises of God. Paul told Timothy to "charge" men not to teach false doctrines (I Tim. 1:3, 18). He told Timothy to remind the brethren of these things.  What things? The dangers of false teaching and worldliness(1 Tim. 4:6).  And though the brethren at Ephesus were taught well, they still needed to be reminded of their responsibilities just like the rest of us (2 Pet. 1:12-14).

Paul also commanded Timothy not only to remind the brethren of these things but also to avoid “disputing about words that do not profit” but only “ruin the hearer.”  Paul’s first letter to Timothy gave him similar warnings concerning false teachers (1 Tim. 6:3-6). Those who quarrel or dispute about words are identified as those who "teach different doctrines" (1 Tim. 6:3-6). 

2 Timothy 2:15 provides the needed formula to keep us in shape for our race.   

Be diligent to present yourself to God as one approved, a worker who doesn’t need to be ashamed, correctly teaching the word of truth.”   


Obtaining God’s approval is urgent work.  It makes us approved Christians who are not ashamed of the Truth (2 Tim. 1:8;  Rom. 1:16). The Christian who is approved teaches the Word of Truth correctly instead of teaching a different doctrine (1 Tim. 6:3).  The only way for Christians to avoid being infected by false doctrines and the cares of this world is through urgent effort to be approved of God (clean in respect to sin). The apostle Peter gave the same instruction in 2 Pet. 3:17-18.

“You therefore, beloved, knowing this beforehand, take care that you are not carried away with the error of lawless people and lose your own stability. 18 But grow in the grace and knowledge of our Lord and Savior Jesus Christ. To him be the glory both now and to the day of eternity. Amen.”


When Paul stresses that Timothy should avoid profane or irreverent babblings, he is also writing for all faithful servants of the Lord because they will generate ungodliness and eat as gangrene (2 Timothy 2:16-18).  

"But avoid irreverent babble, for it will lead people into more and more ungodliness, 17 and their talk will spread like gangrene. Among them are Hymenaeus and Philetus, 18 who have swerved from the truth, saying that the resurrection has already happened. They are upsetting the faith of some."


What are profane or irreverent babblings?  Erring doctrines, empty words, vain disputation, and fruitless disputes that don’t profit (kenopsonias, 1 Timothy 6:20).  Paul gives us two examples of men, Hymenaeus and Philetus, who were teaching doctrinal error about the resurrection, arguing that the resurrection had already passed. To say that the resurrection had already passed was to cause controversy about our hope and faith, taking our hope away, making void God’s promises.  Indeed, such teaching is certainly "vain or irreverent babblings."  It is fruitless teaching identified as "error" against the Truth. 

When men teach fruitless doctrinal error, it usually eats as gangrene does. Paul compares the corrupting influence of profane or irreverent talk to this disease. Paul was indeed very concerned about the leavening effects of doctrinal error when he dealt with the Corinthians (1 Cor. 5:6). You see, when doctrinal error spreads, it has the tendency to disturb or overthrow the faith of many.  False teachers often pervert the right ways of the Truth.  

The Word of God commands us to expose false teachers so that no one may be deceived by their error or false teaching (Deut. 13:4-9; 20:16-18; Zech. 13:1-6; Eph. 5:11; II Pet. 2:4ff).  Paul named false teachers in a public setting (1 Tim. 1:20). Jesus named false teachers too (Matt. 5:20; 16:11-12 etc.).  Peter associated false teachers with false prophets in 2 Peter 2:1-2Just take a look at the writings of the prophets in the Old Testament and notice how they also named the false prophets as well.  Jeremiah named 5 false prophets (teachers): Hananiah, Pashhur, Ahab, Zedekiah, and Shemaiah. Micah named Balaam, Omri, and Ahab (Micah 6:5, 12-16).  This is to warn us that when men’s false doctrines go unchallenged, the souls of many will be lost.  Take heed!

Although men like Hymenaeus and Philetus taught erring or false doctrines, “God’s firm foundation stands, bearing this seal”  (2 Tim. 2:19).  Teaching the Truth often brings hardship to one's life. That is why Paul urged Timothy to not be ashamed of the Truth, nor of those who teach the Truth (2 Tim. 1:8).  Paul's hardship in teaching and defending the Truth is obviously seen in his letters (2 Timothy 2:9).  Truth cannot be bound even when wicked men try to restrain it and sweep it under the rug with their wickedness.  There is one thing I have learned, and that is that it does not matter what men like Hymenaeus and Philetus say, "the firm foundation of God stands." God’s Truth will remain Truth, and His promises will remain as God's promises. No matter what men may do to harm or destroy the Truth, nothing will change it (Acts 26:14; 2 Tim. 2:13).  God’s firm foundation is an evident reference to Truth. The "seal" of God’s Truth is:  "the Lord knows them that are his" (Rev. 7:1-8; 13:16).

Those that belong to the Lord are those who "name the name of the Lord" (i.e., live by His authorized pattern). They are God’s elect.  Why?  Because they always strive to depart from unrighteousness or iniquity (1 Pet. 2:9).  Those who are His trust in the promises of God because they understand that no matter what men might do against the efficacy of God’s Truth, that Word of Truth will never be destroyed or crushed.  

The Lord’s church will always have  “vessels of dishonor” (2 Timothy 2:20-26).  However, the faithful servants of the Lord will always conform their lives to the image of Christ  (Rom. 8:29-30; Eph. 1:3ff).  The Lord also knows that some will follow this way of righteous living.   Paul gives us an illustration of vessels found in a great house.  In that house, we can find some vessels of gold, silver, wood, and clay (pots).  The vessels of gold and silver are very valuable.  They are worth more than wood and clay I love this illustration!   

Our world is composed of men and women of honor.   They belong to the Lord.  He knows them, and they know Him. These brethren are vessels of honor for the Master's use, prepared unto every good work.   Likewise, those within the world are represented as vessels of wood and clayWho are they?  They are those who don’t walk in righteousness according to God’s Truth.  They are walking in unrighteousness, doing the will of this world.  And though they’re unfruitful and walking in error, they can still clean themselves, that is, purge sin from their lives.  In doing this, they can become vessels of honor, useful to the Lord in every way.   There seems to be a double meaning here. Perhaps, those in the world (nonbelievers) and those brethren who have fallen away might be the vessels of dishonor that Paul is talking about. 

God commands us to flee youthful lusts and follow after righteousness, faith, love, and peace, as those that call on the Lord out of a pure heart (2 Timothy 2:22).  So what are youthful lusts?  They can be things like the desire to be rich in this world (1 Tim. 6:9) and sexual immorality (1 Cor. 6:18).  The elect of God will follow after righteous and faithful living, love, and peace rather than turmoil. The elect of God are those who call on Him out of a pure heart.  God’s approval is for those who have run from youthful desires, leading others to God.  They refuse to fall into word wars, fights, and arrogance. "The Lord knows who are His, and let everyone who names the name of the Lord run from sin" (2 Timothy 2:19).  When one calls on the name of God, he is invoking God for help.  Those who call on the name of the Lord understand their need for Christ, especially the blood of Christ (Acts 22:16; Heb. 2:18). 

Paul gives us another warning: to avoid foolish and ignorant questioning or controversies, knowing that they generate quarrels or strife (2 Tim. 2:23).  Often, these foolish and ignorant questions are addressed in light of someone teaching a different doctrine (1 Timothy 6:3-4).  We’re told to reject those who pose fruitless and vain questions of faith as they breed strife.   Error does breed strife (1 Tim. 6:3ff).  We will be free of strife or quarrels when we abstain from erroneous teaching. When we teach error, we are getting involved in strife, that is, fruitless, foolish, and ignorant controversies.  It is a grave mistake to promote peace at the expense of the Truth!  It is not wrong to defend the Truth over matters of doctrine or faith (Jude 3).  

We are commanded not to cause strife (fights) in the church through foolish controversies and speculations.  The way we interact with each other deeply matters to God. God commands His servants to present themselves as approved workers who do not need to be ashamed.  It means that we must not use the Word of God to fight, for it will ruin the hearers. Thus, we must refuse to fight about words and be dishonorable in the way we talk and interact with others (2 Timothy 2:20-21). The Lord’s servant must be gentle, meekly correcting those that oppose us.  It will require a mild and gentle disposition rather than attacking with an ill and aggressive disposition (2 Tim. 2:24-26). 

To be approved by God, we, His servants, must be kind to those we teach.  We also must be patient when teaching others.  Indeed, it takes time for people to process and discern God’s Truth. Why not give them time to digest the new teaching? It matters to God how we interact with others, especially each other! Why not instruct our opponents with gentleness?  

The goal as vessels of honor is not to win. Our goal must be repentance.  Our job is to restore the erring unto the knowledge of the Truth and rescue them from the snares of the devil.  The Lord’s servant watches his words carefully toward those he is teaching so that he may win them to Christ as they repent.  We must not be a stumbling block to repentance! So we must act with gentleness and patience and avoid endless arguments. Why?  Because our goal is resolution and repentance. Those who are instruments of honor strive hard to be useful to the Master and ready for every good workGod approves those who are not arrogant, run from all wickedness, and avoid fights, arguments, or quarrels.  God knows them and is pleased with them.   

Our Lord Jesus Christ spent His entire life on earth pleasing His Heavenly Father by doing His Will.   He set the perfect example before us.  He made the way to Salvation possible through His death, burial, resurrection, and ascension.   Therefore, let us be vessels of honor approved by God who do not need to be ashamed, rightly dividing the Word of TruthLet us be more godly, sanctified, and useful to our Master for every good workLet us pursue righteousness, faith, love, and peace and flee from sin.  Let us be gentle to all, able to teach, and patient in all humility as we correct those in opposition.  Perhaps they might come to their senses and escape the devil's snare, for they have been taken captive by him.  Perhaps God might grant them repentance through the knowledge of the Truth.  

May we be more diligent in presenting ourselves approved to God as servants who do not need to be ashamed, handling the Word of Truth accurately.  May we understand that to be a workman that God might approve, we must be diligent in service to Him. May we have an open mind, an open heart, and a faithful life to the Word of Truth.  May our main goal and focus be that we be servants worthy of God’s approval.  May we live faithfully before God,  even to the point of suffering.  May we refuse to quarrel, dispute, or strive about words that do not profit but generate endless arguments.  May we remind all men of Christ’s sacrifice and the need to obey Him, serve Him, and work diligently to be approved before Him.  May we stand before God without shame on that final judgment day.  Finally, may we look to the Word of God with the same reverence as the psalmist who wrote, 

“Thy word is a lamp unto my feet, and a light unto my path.”   (Psalm 119:105)


~Luci



Friday, July 8, 2022

LA SUMISIÓN - EL PLAN DE DIOS PARA EVA DESDE EL PRINCIPIO

"Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa. 3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. 5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; 6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza."
1 Pedro 3:1-6


Hay una verdadera guerra en marcha, una guerra contra el hogar Bíblico. Los que desprecian la Biblia nos dicen que es una  guerra por la igualdad.   Es una guerra en contra de los  roles  de género tal como los define la Biblia. Es un ataque contra  la feminidad bíblica . El “feminismo” moderno  se burla de Dios como Goliat se burló de David. Parece que la mayor parte de Israel se está escondiendo de Goliat nuevamente hoy. Debemos hablar abiertamente sobre estas cosas y no simplemente esconder la cabeza en la arena. ¡Está sucediendo ahora!   Asi que los desafío a profundizar en las Escrituras conmigo y a encontrar las definiciones correctas y lo que la Palabra de Dios tiene que decir sobre  la sumisión  de las esposas y  la autoridad y el liderazgo de la Biblia. Mi objetivo es aclarar algunos de estos errores con la esperanza de cambiar esa errónea percepción. 

La palabra  "sumisión"  se encuentra en la Biblia varias veces, pero lamentablemente muchos  la ignoran y la rechazan. Cuando una mujer está  comprometida a honrar a su Señor  y a vivir una vida justa para la gloria de Dios, debe ser  lo suficientemente humilde  para aceptar con un  corazón humilde  lo que  Dios exige de ella en la vida y el matrimonio y acerca de Su plan para todo.  Verá, cuando aceptamos la Biblia como  la máxima autoridad de Dios, la aplicaremos humildemente  en nuestras vidas.  No debemos  interpretar la Palabra de Dios basándonos en nuestros sentimientos  sino en lo que  Dios ha declarado  sin retorcerla para adaptarla a nuestras necesidades y emociones.   Debemos aceptar la Verdad de Dios sobre lo que Él llama  sumisión. Mi mayor deseo y oración es que nosotras que somos llamadas  mujeres de Dios escudriñemos nuestros corazones y los abramos a las riquezas de  la Verdad de Dios  para cambiar las actitudes de nuestros corazones.  Que seamos más abiertas para aplicar  los principios de rectitud y santidad de Dios para mostrar honra y respeto a nuestros esposos. Que miremos dentro de nuestros propios  matrimonios  y familias y hagamos los cambios necesarios  en nuestra relación con nuestros esposos y, lo más importante, nuestra relación con nuestro Dios después de que termine esta lección.   Y aunque cada matrimonio es diferente en el sentido de que algunos están construidos sobre un sólido  fundamento bíblico y principios piadosos,  hay otras  relaciones  donde ese no es el caso.  Lamentablemente, algunos esposos tratan mal a sus esposas, abusando de su responsabilidad y del papel que Dios les ha dado hacia sus esposas, tanto emocional como físicamente.  


 I.   ¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA SUMISIÓN?

 En la cultura feminista actual, la palabra  "sumisión" tiene mala reputación. Cuando nuestra sociedad rebelde escucha  "esposas sométanse a sus esposos," inmediatamente se molestan.  Nos dicen que la sumisión a un hombre es degradante. Dicen que es una debilidad.  Están en rebeldía. Pero, ¿contra quién se rebelan?  Muchas mujeres e incluso algunas de mis hermanas en Cristo tienen el “liderazgo” al revés.  Al igual que el mundo, parecen olvidar su obligación de someterse a sus maridos y de respetar sus decisiones. Además, algunos esposos exigen sumisión de sus esposas en obediencia al Señor, pero no aman a sus esposas como Dios manda, ni son modelos de fidelidad o devoción al Señor. Exigen sacrificio cuando ellos mismos no se sacrifican.  
 

Me gustaría comenzar con las famosas palabras de  Efesios 5:21-33.

"Sujetándoos los unos a los otros en el temor de Cristo . 22  Casadas, estad sujetas a vuestros propios maridos, como al Señor. 23 Porque el marido es cabeza de la mujer, como también Cristo es cabeza de la iglesia, siendo él mismo es el salvador del cuerpo.24 Pero como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las mujeres lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella; 26 para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27 para presentarse a sí mismo la iglesia, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante; sino que debe ser santo y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus propios cuerpos. El que ama a su propia mujer, a sí mismo se ama; 29 porque nadie aborreció jamás a su propia carne; sino que la nutre y la cuida, así como Cristo también a la iglesia; 30 porque somos miembros de su cuerpo. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer; y los dos serán una sola carne. 32 Grande es este misterio; mas yo hablo respecto de Cristo y de la iglesia. 33 No obstante, ama también cada uno a su propia mujer como a sí mismo; y que la mujer vea que teme a su marido."  

Nuestro texto enfatiza la  "sumisión"  de las esposas a sus esposos y el  "amor" de los esposos hacia sus esposas.  Los roles de los hombres y mujeres son evidentes en las Escrituras desde el comienzo de la creación.   No es poca cosa que el apóstol Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, diera énfasis al papel y la relación  de los esposos con las esposas al presentar la sumisión como paralela a la relación de Jesús con su iglesia ¿Podemos realmente someternos a la autoridad de Dios e ignorar Sus mandamientos como se encuentran en Su Palabra acerca del tema de nuestra relación como esposo y esposa?   ¿Podemos realmente ignorar lo que la Palabra de Dios nos manda a hacer acerca de la sumisión?  ¿Es posible que la sumisión traiga paz a nuestros hogares?  Las esposas deben someterse a sus maridos como al Señor.   Es decir, ¡debemos someternos a nuestros esposos porque Dios lo ordena!  Dios quiere que tratemos a los demás como Él lo hace, y eso incluye a nuestros  esposos. Él ordena que tratemos a nuestros esposos con honor, abnegación, apoyo y respeto.  Así que debemos hacer lo que Dios manda, dando un paso atrás y dejando que nuestros esposos tomen la iniciativa y el liderazgo.   Dios exige que le sirvamos en los roles en los cuales Él nos ha puesto como esposas y madres, porque ese es su orden divino.
 

  • Sumisión en El Temor de Cristo (Reverencia):

¿Qué significa sujetarnos (someternos) unos a otros en el temor de Cristo?  

En la admonición de Pablo, "Sujetándoos unos a otros en el temor de Cristo " (versículo 21), el verbo ( hypotassō ) significa  "sujetar o subordinar."  Aquí Pablo se enfoca principalmente en lo que uno hace para sí mismo:   uno debe someterse a los demás.   Eso es  "sumisión en el sentido de ceder voluntariamente en amor"  (The Bauer-Ardnt-Gingrich-Danker Greek English Lexicon). Este sometimiento voluntario es lo que caracteriza a los verdaderos hijos de Dios cuando se someten a Él (Filipenses 2:3, 5). Jesus dijo, 

“Pero el que entre vosotros quiera hacerse grande, será vuestro servidor; 27 y el que quiera entre vosotros ser el primero, será vuestro servidor; 28 así como el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida a rescate por muchos"  (Mateo 20:26-28).

 

De la misma manera, tanto los apóstoles Pedro y Pablo nos instaron a someternos a los ancianos y a someternos los unos a los otros.   En  I Pedro 5:4-5 , el apóstol Pedro instó a los jóvenes a someterse o sujetarse ( hupotagete ) a los ancianos.

"Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. 5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque:  Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes."    

 

Asimismo, Pablo instó a los amos,

 "Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas."  (ta auta Efesios 6:9). 

 

Los esclavos debían tratarlos asi: 

"Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo" (versículo 5). 


Implica reciprocidad entre amos y esclavos. La exhortación dada a los cristianos en  Efesios 5:21 es, por lo tanto, una exhortación a la sumisión mutua "unos a otros."

En el Nuevo Testamento, la declaración más larga sobre la relación entre esposos y esposas se encuentra en Efesios 5:22-33, y es paralela con Colosenses 3:18-19, donde Pablo expone brevemente los puntos principales de su enseñanza.  Analizaré Efesios 5:22-33 como base para nuestro estudio y lo relacionaré con Colosenses 3:18-19.  Antes de continuar, debemos determinar el curso de la presentación de Pablo. Note que Pablo relaciona su discusión previa con el trato entre esposo y esposa diciendo,

“Sujetándoos los unos a los otros en el temor de Cristo”   (Efesios 5:21).

 

Luego se dirige a las esposas (versículos 22-24) y a los esposos (versículos 25-31). Él ordena a las esposas a que se sometan a sus maridos como cabezas como la iglesia se somete a Cristo como la cabeza. Él ordena a los esposos a que amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia.  Pablo compara la relación del esposo y la esposa con la relación entre Cristo y la iglesia. Note los comparativos "como"  y "como a" (versículos 22, 23, 24, 25). No solo compara el matrimonio con la relación entre Cristo y su iglesia, sino que también amplía sus declaraciones finales. Después de las instrucciones y comparaciones de Pablo,  él cita a Génesis 2:24 en  el versículo 31 de nuestro texto. En  el versículo 32 , hace una última referencia a la relación entre Cristo y su iglesia. Luego concluye resumiendo sus instrucciones en el versículo 33 con dos mandatos fundamentales.

 “Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido." 

 

Por lo tanto, el esposo debe amar a su esposa, y la esposa debe temer a su esposo.  La palabra "temor" significa respeto, reverencia. Obviamente, este pasaje abunda con instrucciones acerca de la relación matrimonial. El concepto clave en el argumento de Pablo es la "sumisión" de unos a otros en el temor de Cristo (versículo 21).  La sumisión de la esposa hacia su esposo como su cabeza, como la iglesia se somete a Cristo su cabeza  (versículos 22-24). El amor del marido hacia su mujer, como Cristo ama a la iglesia (versículos 25-30). Pablo concluye su discusión llamando la atención a Génesis 2:24 (versículo 31), enfatizando el amor del esposo y el respeto o temor de la esposa (versículo 33).

 

    • El propósito de nuestra sumisión unos a otros:

El propósito de nuestra sumisión unos a otros es debido a la  "reverencia (phobo) a Cristo" (v. 21). La reverencia o el temor (phoboses una reverencia respetuosa hacia Cristo que reconoce quién nos ha mandado hacerlo, porque Él nos hará responsables de nuestras acciones (2 Cor. 5:11; 7:1). Así, el mandato dado a los cristianos de someterse unos a otros (versículo 21) marca la pauta. Entonces, la pregunta en juego es, ¿qué relación tiene el versículo 21 con los  versículos 22-33?   Puede haber dos respuestas a esta pregunta.

  1. Primero, esto podría referirse a los mandatos dados a esposas, hijos y sirvientes.   Y es cierto en cierto modo, porque los cristianos deben someterse a los demás. Además, esto parece ser paralelo a las instrucciones de Pedro cuando insta a los cristianos diciendo, "Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior." (1 Pedro 2:13). Él explica esto con respecto a la sumisión que los siervos (2:18ss), y las esposas deben dar (3:11ss). E incluso si esta respuesta fuera adecuada, debe rechazarse siempre que no excluya la comprensión más amplia.  
  2. En segundo lugar, podemos responder que la relación del versículo 21 con los versículos 22-33 es que el versículo 21 establece un principio general antes de que Pablo pasara a los roles específicos de esposos y esposas, padres e hijos, amos y esclavos, de modo que lo específico sea considerado a la luz de lo general.   Desde este punto de vista, Pablo recuerda y ordena a la iglesia su mutua sumisión en el Cuerpo de Cristo antes de escribir las responsabilidades específicas que cada uno debe tener en cada situación particular. Esto parece estar más en línea con nuestro contexto sobre las exhortaciones de Pablo y Pedro dadas en Filipenses 2:3 y 1 Pedro 5:5. 1 Pedro 5: 5 insta diciendo, "y todos, sumisos unos a otros (allelon)" inmediatamente después instó a los más jóvenes a estar sujetos a sus mayores o ancianos. Así, Pedro ordena a los ancianos entre "todos vosotros" a que sean humildes con los jóvenes al mismo tiempo que ordena a los jóvenes a someterse a ellos. Así como Pedro expresó ambos conceptos en un versículo (1 Pedro 5:5), así también Pablo ordena la misma sumisión mutua en el versículo 21 de Efesios, seguida por los mandatos específicos de las esposas hacia los esposos, versículos 22 en adelante. Por lo cual, Pablo ordena a todos los cristianos, hombres y mujeres, a que sean sumisos unos a otros antes de instruir a las esposas en su responsabilidad particular hacia sus esposos en la relación matrimonial. Esto pone la sumisión específica y unidireccional en el contexto de la sumisión mutua general, describiendo deberes, roles y responsabilidades específicas al concepto general ordenado por Dios dado a la iglesia sobre la sumisión mutua.

 

Se ha argumentado que el mandato dado a los maridos de amar a sus esposas no es más que otra forma de ordenar a los maridos a que se sometan mutuamente.  Pero incluso si ese fuera el caso, Pablo todavía ordena que el esposo sea "la cabeza" de la esposa y, por lo tanto, a quien ella debe someterse en todo (versículos 22-24). Por lo tanto, inferimos que este texto no solo enseña la "sumisión mutua" en lugar de la sumisión específica de las esposas a los esposos en el contexto general de la sumisión mutua, la sumisión mutua a la que todos los cristianos están llamados a aceptar. Así que eso descarta los roles y relaciones específicos y diferentes a los cuales los esposos y las esposas están obligados o llamados a observar en esos versículos dirigidos a ellos.

 
  • Sumisión y Liderazgo:

Efesios 5:22-30 se dirige principalmente a las esposas y a los esposos, junto con el resumen final del  versículo 33. En nuestro contexto, Pablo enfatiza tres conceptos principales

  1. El papel que cada uno tiene (sumisión, liderazgo).
  2. La actitud que cada uno debe tener para cumplir con su rol (amor, respeto), y
  3. La analogía del matrimonio con la relación de Cristo y Su iglesia.  

    • Los roles de las esposas y los esposos:

Efesios 5:22, Tito 2:5 y 1 Pedro 3:1, 5 exhortan a las  esposas a estar sujetas (sumisas) a "sus propios"  (idiois) esposos. El verbo operativo  "estar sujetos a"  o  "someterse a"  (hupotasso) también se encuentra en  el versículo 24, donde Pablo insta a las esposas a someterse "a sus maridos en todo"  "como la iglesia se sujeta a Cristo."  Esta es la esencia de la amonestación de Pablo a las esposas, ya que Colosenses 3:18 es la totalidad de su mandato o cargo.  "Casadas, estad sujetas (hupotasso) a vuestros maridos, como conviene en el Señor."  Además, este mandato dado a la mujer de someterse a su marido es la enseñanza universal del Nuevo Testamento. Cada Escritura que trata de la relación de la mujer con su marido le manda a ella a "someterse a" él, usando este mismo verbo (hupotassoEfesios 5:22; Col. 3:18; 1 Pedro 3:1; Tito 2:4). El significado de  hupotasso se usa consistentemente para ordenar a las esposas con el mismo cargo o mandato dado en el  versículo 21,  tal mandato es la sumisión en el sentido de ceder voluntariamente en amor. Debemos enfatizar que Jesús nunca ordena a los esposos a que se subordinen sus esposas, es decir, que se sujeten a ellas.  Asi que, se les ha mandado a las esposas a que estén sujetas a sus maridos sin ninguna sugerencia de inferioridad o superioridad.   Pedro aclara esto en 1 Pedro 3:1ss cuando ordena que los esposos deben tratar a sus esposas con respeto como a la compañera más débil y como a heredero con ellas de la gracia de la vida para que sus oraciones no sean estorbadas.

Dios ordena a la esposa a que se someta, honre y afirme o apoye el liderazgo de su esposo y lo ayude a llevarlo a cabo de acuerdo con sus dones.   El resultado final de esto es gozo . Cuando el esposo y la esposa siguen el diseño del matrimonio de Dios como se describe en Génesis 2:18-24; Prov. 5:15-19; 31:10-31; Marcos 10:2-12; Efesios 5:21-23; Colosenses 3:18-19; y 1 Pedro 3:1-7, tanto el esposo como la esposa están satisfechos, y Dios es glorificado.   Los esposos deben dirigir con un liderazgo piadoso, y la esposa debe seguirlo con una sumisión piadosa.

 

    • La naturaleza de la sumisión de la esposa:

La sumisión de una esposa, como lo ordena Dios, tiene cuatro conceptos clave:

  1. "A vuestros propios maridos.".
  2. "Como al Señor"  (ambos conceptos se encuentran en  el versículo 22, cf. Col. 3:18 ).
  3. “Porque el marido es la cabeza de la mujer”  (versículo 23)  y
  4. "Así como Cristo es la cabeza de la iglesia"  (versículo 24) .


Pablo no está ordenando a todas las mujeres a que se sometan a todos los hombres, sino que les está ordenando a las esposas a que se sometan a sus propios ( idiosos ) maridos.   El término  "su proprio"  implica que la relación de "liderazgo" y "sumisión" entre una mujer y su esposo debe ser diferente a la sumisión que ella pueda tener con otros hombres en general.   Dios ha dado a los esposos y a las esposas responsabilidades mutuas en la relación matrimonial que son diferentes de las de los otros hombres y mujeres.  Pablo no está insistiendo en que toda relación entre un hombre y una mujer sea de sumisión y liderazgo, sino de liderazgo (cabeza) en el matrimonio donde la esposa debe someterse al liderazgo o dirección del esposo.  La responsabilidad de los hombres hacia las mujeres varía según el tipo de relación que tengan. Déjame explicar.

 El esposo y la esposa tienen diferentes responsabilidades que las que tienen un predicador y su esposa, o un anciano y su esposa. Por consiguiente, esas responsabilidades serán diferentes de las distintas responsabilidades de hombres y mujeres, por ejemplo, en los negocios, recreo, el gobierno, la comunidad, el noviazgo, el compromiso, etc. Asimismo, en 1 Tim. 2:11, 121 Cor. 14:34, Pablo ordena que las mujeres no asuman el papel de liderazgo en la iglesia sino que se sometan al liderazgo de los hombres.  Pero aquí en nuestro texto, Pablo ordena a cada esposa a que se someta a la dirección o liderazgo de su propio marido.  La sumisión de una esposa a su esposo es esa disposición de ceder a la autoridad de su esposo para seguir su liderazgo.  Debo enfatizar que aunque Dios le ha dado el liderazgo al esposo, él jamás debe abusar de él.   El esposo no reemplaza a Cristo como la  autoridad suprema de la mujer.  ¡Una esposa nunca debe seguir el liderazgo de su esposo hacia el pecado!  Ella no debe robar, emborracharse o disfrutar la pornografía con él o seguirlo en otros planes engañosos. Pero si incluso ella tuviera que estar en contra de su esposo por su actitud pecaminosa y poder seguirle fiel a Cristo, ella todavía puede permanecer con un espíritu de sumisión, una disposición a ceder. Ella puede mostrar una actitud piadosa y comportamiento al no resistir la voluntad del esposo porque ella desea que él se arrepienta y dirija con rectitud para que su disposición de honrarlo como la cabeza traiga armonía en el matrimonio.


    • La naturaleza del liderazgo del esposo:

En  Efesios 5:23,  Pablo manda a las esposas a someterse a sus maridos, diciendo:  “Porque (porque”,  hoti) el marido es la cabeza (kephale) de la mujer.”  Así que es evidente que la palabra cabeza (kephale) implica  autoridad.  ¡Pero no todos están de acuerdo!  Algunos dicen que significa  "fuente."  Cristo es la cabeza de la iglesia como la autoridad sobre ella ya que el siguiente versículo habla de la iglesia sujeta a Él.   Así que los dos conceptos se explican mutuamente. Es decir, la iglesia se somete a la autoridad de Cristo, porque Él es la cabeza o autoridad sobre ella.  Sigue las dos referencias previas acerca de Él como la cabeza donde Su autoridad está presente.   En Efesios 1:22, Pablo declara que Cristo es la cabeza sobre "todo" y que Dios "ha puesto todas las cosas bajo (hupotasso) Sus pies."  En Efesios 4:15,  Cristo ha sido designado como la cabeza de la iglesia, Su cuerpo, y es Su autoridad y poder lo que causa el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí misma en amor.   Entonces, cuando uno compara el liderazgo del esposo sobre la esposa con el liderazgo de Cristo sobre la iglesia, Pablo está usando el término  kephale  para el esposo como lo hace para Cristo, es decir, como alguien que tiene la autoridad y es el líder.  Vemos que el liderazgo se establece en 1 Cor. 11:1ss donde Pablo relaciona el liderazgo del varón sobre la mujer con el de Cristo sobre todo varón y el de Dios sobre Cristo. En este contexto, Pablo cita  Génesis 2:21-24  para señalar el orden de la creación del hombre y la mujer para enfatizar que la mujer fue creada para ayudar al hombre, no al revés. Pablo enfatiza que Dios ha establecido al hombre como cabeza sobre la mujer por medio de esta acción e intención divina (1 Cor. 11:8-9). Así Pablo afirma que el liderazgo masculino es una asignación divina.

 

    • El grado o extensión de la sumisión de la esposa:

Pablo concluye el mandato a las esposas de sumisión en  Ef. 5:22-24,  instruyendo a las esposas a someterse a sus maridos "en todo" (en panti). Significa que su sumisión debe abarcar todos los aspectos de la vida. Seguramente elimina el malentendido que algunos tienen acerca de lo que Pablo está hablando directamente sobre la sumisión en la relación íntima de esposa y esposo o en algún otro ámbito estrecho. Según el decreto de Dios, los cónyuges son "una sola carne.''  Dios quiere que la pareja casada funcione junta bajo  una cabeza, no como dos individuos autónomos viviendo juntos.   Puesto que Dios se preocupa por esa unidad, nosotros también debemos preocuparnos por tal unidad.  Dios espera que la esposa se someta a su esposo en todas las cosas con respeto en lugar de sofocar, degradar, humillar, subordinar  o ridiculizar el liderazgo del esposo.  ¿Significa eso que los esposos pueden gobernar a sus esposas con insensibilidad? ¡Por supuesto que no!   Pablo descarta la idea de que deba enseñorearse de aquellos a quienes dirige (2 Corintios 1:24). Asimismo, Pedro insiste en que los ancianos no se enseñoreen de sus subordinados (1 Pedro 5:3).  

Con las palabras "someterse a"  y "cabeza," Pablo establece los roles fundamentales de las esposas y los esposos, respectivamente.   Dios estableció esos roles en la Creación.  Tienen como su analogía los roles de Cristo y Su iglesia.  Pablo siempre se dirigió a los que estaban bajo autoridad antes que a los que estaban en autoridad:  esposas antes que esposos, hijos antes que padres, siervos antes que amos (Ef .5:22-6:9; Col. 3:18-4:1). Pablo ordena a los que tienen autoridad  a que la ejerzan con  amor y respeto hacia los que están bajo su autoridad. Pablo se dirige a los esposos a que amen a sus esposas... (Ef. 5:25; Col. 3:19). Es el deber del esposo hacia su esposa. Pablo no les dice a los maridos:  "¡Sé la cabeza de tu mujer!"   En cambio,  les ordena dos veces a que amen a sus esposas  (versículos 25 y 28).

"Maridos, amad a vuestras mujeres,", y "los maridos deben amar a sus mujeres como a sus propios cuerpos."  


Él da este mandato usando la analogía del amor de Cristo por la iglesia  (versículos 25ss) y por  la analogía de alguien que ama a su propio cuerpo  (versículo 28), es decir,  alimentándolo y cuidándolo (versículo 29).  En la comparación que hace Pablo del amor de Cristo por la iglesia, el enfatiza el carácter de entrega de ese amor  (versículo 25). 

    1. Debe preocuparse por  el beneficio y el bienestar del otro para que su vida en común sea armoniosa  (versículos 26-27). 
    2. Pablo ordena al marido a que ame a su mujer así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella... (versículo 25).  
    3. Así manda Dios que el marido ejerza su liderazgo en todo como cabeza sobre su mujer.  Debe amarla "así como"  (kathos) Cristo amó a la iglesia.  
    4. Así como la iglesia, al someterse a Cristo, es modelo de la esposa al someterse a su cabeza (versículos 23, 24).  
    5. Así que Cristo es el modelo para el esposo de amar a su esposa.   
    6. Este carácter y descripción se ve en las palabras  "y se entregó a sí mismo por ella"  (versículo 25). Pablo enfatiza que Cristo se entregó a sí mismo por la iglesia,  versículos 26, 27  "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. "  
    7. El marido que ama a su mujer, a sí mismo se ama,  versículo 28b , porque son una sola carne.   El esposo debe alimentar y cuidar su propia carne,  versículo 29
    8. Él la cuida y la nutre en cada situación de su vida, porque ella es la amada.  Pablo le ordena al esposo a que no sea  duro  con ella.  “Nadie aborreció jamás a su propio cuerpo”  ( Efesios 5:29).  
    9. El liderazgo del esposo sobre su esposa no debe ser negativo, dañino, opresivo o retrógrado.
    10.  En cambio, debe ser  un liderazgo de amor  en el cual el marido se da a sí mismo para el bien de su esposa, alimentando y cuidando, a su amada quien, como su igual, se somete voluntariamente a su liderazgo o dirección.

 

Dado que el liderazgo del esposo está establecido por Dios,  el esposo debe cumplir ese papel como siervo digno de Dios.   El liderazgo que se le da en ese papel expresa  la autoridad de Dios en el matrimonio.  Por lo tanto, a la esposa se le ordena a someterse a su esposo "como al Señor" (Efesios 5:22).  "Como"  indica  la manera de su sumisión.  "Como al Señor" expresa la sumisión piadosa que los cristianos rinden al Señor. En 1 Pedro 3:6,  Pedro elogia a Sara por llamar a Abraham "señor." Como evidencia de su sumisión a su esposo, Sara "obedeció a Abraham." La última exhortación dada a las esposas se encuentra en  Efesios 5:33 "... y la mujer respete a su marido."  

  1. A la esposa se le ordena respetar a su esposo.  
  2. Ella debe tratar el liderazgo de su esposo con respeto y sumisión.   
  3. Ella debe entregar su sumisión de una manera similar a la de  la sumisión de la iglesia a Cristo.   Es decir, una sumisión genuinamente respetuosa, porque debe ceder voluntariamente de corazón. 
  4. Cuando una esposa respeta a su esposo y el liderazgo de él, implica que su sumisión involucra no solo lo que hace, sino también su actitud al hacerlo. 
  5. Ella respeta a su esposo y su liderazgo al aceptar con un corazón humilde, bueno y grato el papel que Dios le ha asignado de cumplir con la gracia que Dios le ha dado.

 

  • Lo que no Significa Sumisión:

"Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa. 3 Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, 4 sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. 5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; 6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza."  (1 Pedro 3:1-7)

 

1 Pedro 3:1-7 es una excelente Escritura para entender el plan divino de Dios para el matrimonio. En nuestro texto, Pedro describe las responsabilidades complementarias de esposos y esposas para proteger la relación marital contra los abusos comunes.

 Dado que hoy en día hay tantos malentendidos acerca de lo que la Biblia implica acerca de la  sumisión y el mandamiento de que las esposas se  "sujeten" a sus esposos, 1 Pedro 3:1-7 es un pasaje crucial para ayudarnos a corregir tales malas interpretaciones y prácticas. Nuestro texto no sólo ordena a las esposas a que se "sujeten" a sus maridos, sino que también  nos da varias indicaciones de lo que no significa tal sumisión.

    • La sumisión no significa poner al esposo en el lugar de Cristo:

Debemos subrayar que Cristo tiene la prioridad sobre todo, es decir, toda lealtad humana.  1 Pedro 2:13 comienza diciendo:  "Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior."   A los cristianos se nos insta a mirar a Cristo, seguir su ejemplo, andando en sus pisadas ( 1 Pedro 2:21).

En 1 Pedro 3:1-7, Pedro está hablando directamente a las esposas, no a los esposos. Se espera que la esposa escuche, medite, comprenda y responda a la Palabra de Dios. Nuestro texto también se dirige a aquellas esposas cristianas que están casadas con esposos no creyentes.   A las esposas se les ordena a "Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, 2 considerando vuestra conducta casta y respetuosa." La esposa cristiana temerosa de Dios elige honrar a Cristo cuando se somete a su esposo, incluso cuando él no es cristiano. Su comportamiento respetuoso y el temor de Dios son de suprema importancia en su vida.    

    • La sumisión no significa que una esposa deba renunciar a su labor y esfuerzo de influenciar y guiar a su esposo:

Una esposa cristiana piadosa debe tratar de influir en su esposo el temor de Dios para que se vuelva cristiano, un seguidor de Cristo. La Palabra de Dios nos anima a hacer esto.

    • La sumisión no significa que una esposa debe ceder a todas las demandas que hace el esposo:

Si un esposo le dice a su esposa que deje de ser cristiana y sea como él, ella humildemente tendrá que decir que no,  pues debe seguir y responder a una autoridad mucho más alta, que es Dios.   

  1. Si él le pide que robe, mienta o haga algo contrario a la voluntad de Dios y a los principios de la justicia, ella debe rehusar  y cumplir el mandato que le ha sido dado de mantener un comportamiento excelente y ejemplar entre los gentiles, es decir, los que no son creyentes (1 Pedro 2:12). 
  2. Además, la palabra "hagnos," que es  "casta," significa puro, libre de corrupción moral.   Es un recordatorio hacia el mandato de Dios para ella de que nunca debe ir tan lejos como para desobedecer la voluntad de Dios y sus principios de justicia.  
  3. Y aunque debe ser sumisa a su esposo, eso no significa que vaya a desobedecer a Dios para agradar a su esposo, porque eso sería pecado. Ella todavía debe hacer la voluntad de Dios por causa del Señor (2:13). 

    • La sumisión no se basa en una menor inteligencia o competencia:

La verdad es que un hijo temeroso de Dios que está casado con un no creyente, no cristiano, tiene más conocimiento y sabiduría espiritual que él. Ella conoce la Verdad y la sigue, algo que su esposo no creyente no comprende.  ¡Eso hace una gran diferencia!

    • Sumisión no significa ser temeroso o tímido:

Pedro instruye a las esposas dieciendo, "sin temer ninguna amenaza."  (versículo 6)  Cuando el Señor dice que ella es  "el vaso más frágil"  (versículo 7), no quiere decir que le falte fuerza interior o valor ante el peligro o la amenaza.

    • La sumisión no es incompatible con la igualdad en Cristo:

La sumisión con respecto a la autoridad es siempre consistente con la igualdad en importancia, dignidad y honra.   Jesús demostró esto cuando se sujetó a sus padres y a Dios el Padre. A los cristianos se les ordena a estar sujetos a las autoridades gubernamentales y a los amos incrédulos, aunque seamos muy honrados delante de los ojos de Dios. Por lo tanto, el mandato de Dios a las esposas de estar sujetas a sus maridos nunca debe interpretarse como una sugerencia de que ella es espiritualmente inferior como persona o de menor importancia. De hecho, Pedro afirma que las esposas son  "coherederas con vosotros de la gracia de la vida"   ( versículo 7 ). Es crucial prestar atención a la relación entre este pasaje y Gálatas 3:28-29.

"Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. 29 Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa."

 

Esta Escritura a menudo se usa mal como si estuviera en contra de la sumisión, para descartar cualquier mandato de sumisión dentro del matrimonio.   Algunos abusan del término "no hay hombre ni mujer" (versículo 28). Pero en 1 Pedro 3:1-7, vemos que el patrón apostólico no contradice el mandato dado a las esposas de someterse a sus maridos (versículo 1). También notamos la declaración explícita de que los esposos y las esposas son coherederos de la gracia de la vida (versículo 7), porque todos somos uno en Cristo Jesús.  Y aunque todos somos uno en Cristo, no es incompatible con la sumisión femenina y el liderazgo masculino en el matrimonio.  La sumisión en papel e igualdad en dignidad e importancia están lado a lado como el patrón diseñado por Dios.   De hecho, hay un armonioso paralelo entre Gálatas 3:28-29 y 1 Pedro 3:1-7 acerca de ser la "simiente de Abraham, herederas según la promesa" (Gálatas 3:29) en comparación con ser hijas de Sara en 1 Pedro 3:6.  Así, la sumisión de una esposa a su esposo es más como la sumisión de Cristo a Dios el Padre (1 Cor. 15:28). El tipo de sumisión del uno al otro quien es igual en importancia y esencia.

    • La sumisión no es aceptar  el abuso físico , sino más bien es  sumisión al esposo como al Señor Jesús:

En Efesios 5:21-33, Dios nos manda a someternos unos a otros, es decir, someternos en vez de exigir nuestra propia manera . El amor debe ser lo que gobierne nuestros hogares, para que podamos preferirnos unos a otros.  

  1. La sumisión no significa que la esposa sea inferior. La sumisión no es degradante. 
  2. No es un signo de debilidad. 
  3. De hecho, la sumisión es un signo de fortaleza.
  4. La sumisión requiere mucha fuerza y ​​carácter.  
  5. La sumisión es ese espíritu de mansedumbre y respeto que una esposa tiene hacia su esposo. 
  6. Además, es una actitud del corazón que esté dispuesta a ayudarse mutuamente para vivir juntos una vida más satisfactoria, fructífera, feliz y pacífica. 
  7. Los problemas y desacuerdos entre esposo y esposa son inevitables, pero eso no implica que la esposa tenga el permiso de pecar y tomar cartas en el asunto con sus propias manos.  
  8. ¡Prestemos atención aquí!  
  9. Cuando una esposa tiene la actitud correcta de un corazón sumiso, es decir un corazón de respeto hacia su esposo, es más probable que cualquier problema o conflicto en el matrimonio se resuelva armoniosamente. 
  10. Tal corazón no deja lugar para disputas desagradables, amargura y resentimiento.


  • Qué Significa Sumisión En Verdad: 

La verdadera sumisión es la cualidad interna de mansedumbre que afirma el liderazgo del esposo.  La expresión "Sed sumisas a vuestros maridos" significa que una esposa se someterá voluntariamente a la autoridad y liderazgo de su marido en la relación matrimonial.  

  1. La sumisión elige afirmar al marido como el líder o la cabeza dentro de los límites de la obediencia a Cristo.  
  2. Involucra un comportamiento que desea honrarlo como el líder incluso cuando la esposa no está de acuerdo.  
  3. Es una actitud que va mucho más allá de la mera obediencia, porque es la voluntad de la esposa de obedecer la autoridad de su esposo (versículos 5-6) como Dios lo ordena.   
  4. El apóstol Pedro ilustra a una esposa sumisa a su propio esposo usando el ejemplo de  Sara,  que "obedeció a Abraham."  
  5. Así demuestra que la  obediencia (hypakouo ) es la razón por la cual Sara fue sumisa (hupotasso, la misma palabra que es usada en el  versículo 1). 
  6. Este tipo de sumisión es una afirmación respetuosa, porque Sara obedeció a Abraham "y lo llamó señor" (maestro, versículo 6). 
  7. La sumisión es la belleza que la acompaña. 
  8. Es la belleza de “un espíritu afable y apacible, que es de gran valor delante de Dios" (versículo 4).
  9. El adjetivo afable (praus) sólo aparece otras tres veces en el Nuevo Testamento, refiriéndose dos veces a Cristo (Mat. 11:29; 21:5; 5:5). 
  10. Su sustantivo relacionado se traduce como  "amabilidad"  o  "mansedumbre," y se usa con más frecuencia (Gálatas 5:23; 6:1; Santiago 3:13,  etc.).  
  11. Un espíritu afable y tranquilo no insiste en sus propios derechos.  
  12. No es agresivo y egoístamente asertivo.  
  13. No exige su propia voluntad.  
  14. Un espíritu tan afable  y apacible es hermoso delante de los ojos de la gente, incluso delante de los esposos incrédulos (versículos 1-2). 
  15. Es de gran valor delante de los ojos de Dios. ¿Por qué? Porque tal espíritu es el producto de una confianza tranquila y continua en Dios para suplir las propias necesidades.  Dios se deleita cuando confiamos en Él (cf. 1 Pedro 1:5, 7-9, 21; 2:6-7. 23: 5:7).  
  16. La sumisión va acompañada de las actitudes internas del corazón.  
  17. La fuente de belleza de una mujer debe ser el yo interior, su corazón (versículo 4). Es su personalidad interior. Aunque no es visible en sí mismo, se da a conocer por sus palabras y acciones que revelan sus actitudes internas, las del corazón interno.  
  18. La palabra "incorruptible" es el adjetivo griego "aphartos" que el Nuevo Testamento siempre usa para hablar de cosas celestiales, verdaderas que no están sujetas al envejecimiento o a la descomposición. Son aquellas cosas que no se desvanecerán con el paso de este mundo presente. 
  19. Un espíritu afable y apacible es la belleza que dura por la eternidad, en contraste con la belleza temporal de las joyas o la ropa, ¡la belleza externa!  


    • La sumisión implica obediencia como la de Sara:

Viviendo en un mundo donde gobierna el feminismo, muchos han intentado ignorar o rechazar la instrucción dada a las esposas de imitar la obediencia de Sara hacia Abraham, que Pedro usa como ejemplo de las "mujeres santas del pasado que pusieron su esperanza en Dios" (versículo 5). Pedro usa a Sara como un ejemplo positivo para demostrar lo que deben hacer las mujeres, es decir, comportarse como Sara, que "obedeció a Abraham"  (versículo 6).  


    • La sumisión reconoce una autoridad que no es totalmente mutua:

Aunque Pedro se refiere explícitamente a las esposas en nuestro texto, hoy en día muchos se oponen a cualquier tipo de sumisión que se requiera de las esposas y no de los esposos.  Para anular la validez del mandato de Dios que ordena a que las esposas estén sujetas a la autoridad de sus maridos, las llamadas "feministas evangélicas" frecuentemente hablan de "sumisión mutua" dentro de la relación matrimonial.  ¡Es triste, pero he escuchado a muchos hermanos hablar de esta manera!  La frase en sí misma puede ser un poco ambigua, ya que puede significar varias cosas diferentes. Sin embargo, nuestra frase simplemente significa que  los esposos y las esposas deben ser considerados el uno con el otro y poner los intereses y preferencias del otro antes que los suyos propios.  El concepto de la consideración y el respeto mutuo son totalmente compatibles con las enseñanzas del Nuevo Testamento sobre el rol de liderazgo único del esposo y la responsabilidad única de la esposa de someterse a la autoridad o liderazgo de su esposo. Y aunque la palabra "sumisión" es bastante inusual en nuestro mundo feminista actual y también es menospreciada, es más fácil suponer que se refiera de alguna manera a la "sumisión mutua" en la relación matrimonial. No niego de que pueda haber una posibilidad de  "sumisión mutua" en algunos sentidos en el matrimonio pero no en todos los aspectos.  ¿Por qué?  Porque la esposa aún debe someterse a la autoridad y liderazgo de su esposo de una manera que el esposo no tenga que someterse a su esposa.  ¡Y no debe someterse a la autoridad o liderazgo de su esposa! ¡Punto! ¡Dios le ha dado al esposo un liderazgo único en la familia que él no debe abdicar o rechazar!

 Hoy, las feministas evangélicas afirman que la "sumisión mutua" en la relación matrimonial significa algo muy diferente. Aplican su frase resbaladiza y favorita a todas las Escrituras que instruyen a las esposas a someterse a sus maridos y niegan o rechazan cualquier sumisión a la autoridad.  Así es como niegan y rechazan la validez del mandato de Pedro: "Las mujeres... estén sujetas a sus maridos" (versículo 1).  Gritan que la sumisión mutua en el matrimonio significa que las esposas deben someterse a los esposos y que los esposos deben someterse a sus esposas exactamente de la misma manera.  ¡Qué hay sobre eso!  De acuerdo con este punto de vista, el esposo no tiene ninguna autoridad o responsabilidad de liderazgo o direccion en el matrimonio.   Ellas abusan de Efesios 5:21, "Someteos unos a otros en el temor de Dios" para apoyar su argumento falso. Por supuesto, para hacer este ridículo argumento, las feministas evangélicas  dan  dos pasos en su falsa interpretación de las Escrituras las cuales son simplemente incorrectas y contrarias a la voluntad de Dios.  

  1. Primero, ignoran y rechazan deliberadamente el mandato dado a las esposas en el Nuevo Testamento de someterse a sus maridos. Este mandato nunca se invierte. ¿Por qué? Simplemente porque la Palabra de Dios nunca ordenó a los esposos a someterse a sus esposas.   ¡Punto! El mandato de que un esposo debe someterse a su esposa habría sido bastante inusual o extraño en esa cultura dominada meramente por hombres. Y si, de hecho, los escritores del Nuevo Testamento  hubieran pensado de que un matrimonio cristiano exige que los esposos deban someterse a sus esposas, seguramente tendrían que especificarlo y dejarlo claro en sus escritos inspirados por el Espíritu Santo. De lo contrario, ningún cristiano primitivo habría sabido lo que se les exigía. Es sorprendente y asombroso que estas feministas evangélicas puedan encontrar este mandato en el Nuevo Testamento cuando nunca fue hecho, excepto en Efesios 5:21, del cual abusan como se les da la gana y lo aplican fuera de su contexto. No hay que andarse con rodeos acerca de  Efesios 5:21 ya que Pablo explicó explícitamente lo que significaba:  las esposas deben estar sujetas a la autoridad de sus maridos (versículos 22-24), los hijos a los padres (6:1-3) y los siervos a los amos (6:4-8). Evidentemente, en cada uno de estos casos, Pablo da instrucciones a aquellos que tienen autoridad a cómo deben comportarse, con amor, consideración y, por supuesto, con rectitud (Efesios 5:25-33; 6:4, 9). Pablo nunca les dijo a los esposos a que se sometieran a sus esposas, hijos o sirvientes, respectivamente. ¡Punto!
  2. Las feministas evangélicas toman una segunda posición ilegítima en cuanto a la interpretación de la Biblia cuando cambian el significado de la palabra  "hupotasso" ("someterse a", "estar sujeto a"). Tuercen y torturan la palabra para que signifique lo que ellas quieren que diga. Por supuesto, es un significado o interpretación falso que no se requiere ni se ordena en ninguna parte de las Escrituras. Una definición torcida como "sed considerados; actuad con amor" (el uno hacia el otro), sin ningún sentido de obediencia a una autoridad." ¡Qué vergonzosa forma de distorsionar la autoridad de las Escrituras! A los maridos no se les ordena a estar sujetos a sus mujeres, ni el gobierno a los ciudadanos, ni tampoco a que los amos estén sujetos a los siervos, etc. "hupotasso" (pasiva) es "sé obediente."

 

Entonces, ¿qué significa la palabra "así mismo" en el versículo uno?   Algunos, por supuesto, se han opuesto a la enseñanza de Pedro, alegando que Pedro está viendo a las esposas en la misma categoría que las siervas, diciendo que las esposas deben comportarse con sus maridos como los sirvientes se comportan con sus amos.   Pero esta es una mala interpretación de las palabras de Pedro.  ¿Por qué?  Porque la palabra "así mismo" (homoios) generalmente significa "de manera similar." Pero el grado de similitud puede variar mucho (cf. Lucas 10:32, 37, 16:25; 1 Corintios 7:22; Santiago 2:25). La frase "así mismo" aquí podría significar:

  1. Similar al ejemplo de Cristo (2:21-25),.
  2. Similar a cómo los sirvientes deben ser sumisos  (2:18). 
  3. Una tercera posibilidad podría ser  que homoios simplemente significa  "también." introduciendo un nuevo tema en la misma discusión con relación a la autoridad, sin implicar similitud de comportamiento o conducta.  
Nuestra segunda posición es la mejor.   La palabra "así mismo" modifica  "sed sumisas,"y debemos hacer la conexión con el versículo 2:18  donde Pedro usó el verbo "sed sumisas" (hupotasso). “Criados, estad sujetos... igualmente, las esposas sean sumisas” (2:18; 3:1). Esta forma de expresión es exactamente la misma en el texto griego, con algún uso inusual de un participio para expresar un mandato en ambos casos.

 
II.  LOS EJEMPLOS DE SUMISIÓN EN EL ANTIGUO TESTAMENTO :

El apóstol Pedro usó los ejemplos de la vida de mujeres santas que esperaban en Dios para ilustrar el concepto de la sumisión.   Aunque mencionó específicamente a Sara en el versículo 6 de 1 Pedro 3 , el plural  "mujeres" se refiere a mujeres piadosas y temerosas de Dios en general en el Antiguo Testamento. Aquellas santas mujeres que esperaban en Dios solían adornarse "como" o "así" (houtos, "así."refiriéndose a adornando con un espíritu apacible y tranquilo ). La palabra "adornar" (kosmeo) es el verbo relacionado con el sustantivo "adornar" en el versículo 3 . Su tiempo perfecto indica una acción continua o repetida en otro tiempo en el pasado,  "Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos.”  Estas mujeres santas se "adornaban repetida o continuamente"  de esta manera. "Estaban sujetas a sus maridos" o "Estando sujetas a sus maridos" (versículo 5) nos trae de vuelta al tema de los  versículos 1-2  para indicar la relación entre tal  sumisión y la belleza interior  de los versículos 3-4.  La confianza silenciosa de una mujer en Dios produce la belleza imperecedera de un espíritu afable y apacible.  También le hace a ella más fácil el someterse a la autoridad de su marido sin temor a que sea perjudicial para su bienestar o a su persona.

Pedro usa la sumisión de Sara hacia su esposo, Abraham, como un ejemplo de tal sumisión a un esposo. A las esposas se les ordena a estar sujetas a sus maridos (versículo 5), así como Sara obedeció a su marido, Abraham, llamándolo su amo o "señor." El ejemplo de obediencia de Sara fue, y sigue siendo, nuestra motivación para seguir, porque Sara se convirtió en la madre de todos los hijos de Dios en el Antiguo Testamento (Isaías 51:2; cf. Gálatas 4:22-26), aunque hubo momentos en los cuales el seguir a Abraham significó confiar en Dios en situaciones inciertas, desagradables y hasta peligrosas  (Génesis 12:1, 5, 10:15; 13:1; 20:2-6 [cf. verso 12]; 22: 3). Sin embargo, Pedro elogia a Sarah diciendo que todas las mujeres cristianas creyentes son ahora sus  "hijas," miembros verdaderos de su familia espiritual.  Ser hija de Sara es ser coheredera de las promesas y de la honra dada tanto a ella como a Abraham.  Somos hijas de Sara si hacemos lo correcto y no tenemos temor (versículo 6). De nuevo, ambos verbos son participios presentes para indicar un patrón de vida que continúa con el paso del tiempo. La insistencia de Pedro de hacer lo correcto es una amonestación para las esposas cristianas de no seguir, ni imitar ningún acto de desobediencia en la vida de Sara (cf. Génesis 16:2; 6; 18:15; quizás 20:5).  Es la sumisión de Sara a su esposo y su confianza en Dios lo que Dios ordena a través de Pedro.  La condición "de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza” es otra forma de  expresar nuestra fe. La mujer de espíritu afable y apacible sigue esperando y confiando en Dios y no se atemoriza ni se asusta de las circunstancias ni de un marido incrédulo o desobediente (cf. Génesis 20:6). Considere la siguiente historia de Abraham y Sara.


  • Abrahán y Sara:

Hay una pareja casada de la cual la Biblia habla más que cualquier otra,  Abraham y Sara . Eran descendientes del hijo de Noé, Sem.  Eran de mucho favor delante de los ojos de Dios.  Dios les habló con regularidad. Considere lo que Dios dijo acerca de ellos:

"Y haré de ti una gran nación, y te bendeciré y engrandeceré tu nombre para que seas una bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y al que te deshonre maldeciré, y en ti serán benditas las familias de la tierra"  (Génesis 12:2-3).

 

Esta pareja en particular estuvo felizmente casada durante muchos años. Dios los bendijo y les dio mucha prosperidad. Prometió bendecir grandemente a todos sus descendientes. Note cuán fuertemente describe Dios a Sara en las Escrituras del Nuevo Testamento como la esposa modelo  que debemos seguir:

"Porque así se adornaban las santas mujeres que esperaban en Dios, sujetándose a sus propios maridos, como Sara obedecía a Abraham, llamándolo señor,  y vosotros sois sus hijos, si hacéis el bien y no teméis nada que es espantoso"   (I Pedro 3:1-6).


Este texto debe ser de gran importancia para las esposas a la hora de la  sumisión.  Instruye a las esposas a someterse voluntariamente a sus maridos.  Irónicamente, este es un mandato no muy popular y controvertido en nuestra cultura actual. Note que aunque él escribe, "mujeres santas que esperaban en Dios" (en el versículo 5), Sara  es la única nombrada. Somos llamadas hijas de Sara  si hacemos bien (lo que es correcto o bueno en otras traducciones). Lo "correcto o recto" por lo que fue elogiada fue  el someterse a Abraham su esposo, tratándolo con  respeto y honra  sin ser intimidada o tener temor.  Sara llamó a su esposo,  "señor."   No hace mucho tiempo que en nuestra cultura  las mujeres piadosas  llamaban a sus maridos  "señor."  Señor y Señora títulos similares a  Don y Doña.   Eran títulos nobles que reflejaban actitudes de nobleza las cuales nuestros antepasados entendían muy bien. Eran un  reconocimiento del orden de la autoridad, y fueron enseñados por el ejemplo de Abraham y Sara. ¡El hecho de que hayamos perdido esa costumbre debería alarmarnos!

Tomemos un momento y consideremos la gran historia de esta santa mujer:  

Ella se nos presenta por primera vez como  "Sarai"  en  Génesis 12 . Ella era la esposa y media hermana de Abram. Aunque tenían el mismo padre, tenían diferentes madres. Era común en esos días casarse con aquellos que estaban estrechamente relacionados. No estaba prohibido durante la  Era Patriarcal . Más tarde en la  Ley de Moisés, Dios lo prohibió. Esta pareja dejó su hogar en Harán y se fueron a vivir a Canaán,  siendo esta la tierra que Dios les había prometido darles.   Poco después de llegar a Canaán, una  escasez o carestía golpeó la tierra y Dios les ordenó a ambos a que fueran a Egipto. Aunque Sarah tenía 65 años, todavía era hermosa lo suficiente  para llamar la atención de un hombre. Note lo que la Biblia nos dice:

“Y aconteció que cuando estaba para entrar en Egipto, dijo a Sarai su mujer: He aquí, ahora conozco que eres mujer de hermoso aspecto; 12 y cuando te vean los egipcios, dirán: Su mujer es; y me matarán a mí, y a ti te reservarán la vida. 13 Ahora, pues, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti.  14 Y aconteció que cuando entró Abram en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era hermosa en gran manera. 15 También la vieron los príncipes de Faraón, y la alabaron delante de él; y fue llevada la mujer a casa de Faraón"  (Génesis 12:11-15).

 

El pueblo egipcio estaba bajo el control de un  sistema totalitario  en el que el Faraón era reconocido como el señor superior de la tierra. Lo que esto significa es que tenía  un control absoluto y completo sobre todos y todo lo que existia en su reino. Su palabra era literalmente la ley de la tierra. El Faraón tenía todo el derecho y el poder, bajo su sistema de ley escrito, para matar a cualquiera que quisiera por cualquier razón. No era  raro que hombres con tal poder tomarán a cualquier mujer hermosa que desearan y  mataran a su esposo. ¡Esto es horrible!  Así que no era irrazonable que Abram esperara que su esposa, Sarai, fuera llevada a la casa de Faraón.  La única forma de evitar el peligro era el de no ir a Egipto, pero Dios le ordenó que fuera allá.

"E hizo bien a Abram por causa de ella; y él tuvo ovejas, vacas, asnos, siervos, criadas, asnas y camellos. 17 Mas Jehová hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai mujer de Abram. 18 Entonces Faraón llamó a Abram, y le dijo: ¿Qué es esto que has hecho conmigo? ¿Por qué no me declaraste que era tu mujer? 19 ¿Por qué dijiste: Es mi hermana, poniéndome en ocasión de tomarla para mí por mujer? Ahora, pues, he aquí tu mujer; tómala, y vete. 20 Entonces Faraón dio orden a su gente acerca de Abram; y le acompañaron, y a su mujer, con todo lo que tenía" (Génesis 12:16-20).


Más tarde, en Génesis 20, notamos que  Abram estaba mandando a Sarai nuevamente a mentir  a Abimelec, rey de Gerar,  diciendo que ella era la hermana de Abram. ¿No es asombroso que Sarai hiciera lo que decía Abram?  Estuvo mal que él le pidiera a Sarai, su esposa, mentir diciendo una verdad a medias.   Pero podemos estar seguros de que Sarai nunca habria querido estar en una situación tan desafiante y peligrosa. ¡Pero aún así, es notable que ella obedeciera a Abram y que Dios la protegiera!

A veces es difícil confiar en el Señor. Es innegable que si Abram hubiera  resistido al Faraón, el rey podría haber tratado de matarlo. Imagínense si Abraham hubiera sido matado por ser el esposo de Sara.  ¿No cree que su situación hubiera sido peor? Recuerde lo que le dijo a ella en Génesis 12:13

 "Ahora, pues, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti."

 
Aunque Dios no nos dijo lo que pensaba de la estratagema de Abraham, es evidente que  preservó a esta pareja piadosa y continuó bendiciendolos.   Y debido a la obediencia justa de Sara hacia su esposo, Abraham, ella fue  alabada y presentada como un modelo piadoso para todas las mujeres cristianas a lo largo de todas las generaciones.

 De hecho, las mujeres en nuestra cultura no están de acuerdo sobre el verdadero significado de la sumisión.  No hay nada que enoje más a las feministas que la idea de que una mujer se someta voluntariamente a su marido; eso es, estar bajo la autoridad de un hombre. ¡Es indignante para las mujeres feministas! Incluso para muchas mujeres cristianas, la idea de  que las esposas se sometan a sus maridos no es muy agradable ni aceptable.

Algunas feministas evangélicas se atreven a decir que lo que Efesios 5  ordena a las mujeres es que no traten de gobernar a los maridos sino que compartan el mismo estatus con ellos, diciéndoles a los hombres que hagan lo mismo.  Pero la buena noticia es que esto no es lo que Efesios 5 nos ordena hacer. Pablo está enseñando a estas mujeres de Éfeso a corregir sus prácticas e impulsos pecaminosos en la relación con sus maridos.  En ningún momento el apóstol Pablo está diciendo que dejemos de reconocer las distinciones de género o que compartamos el papel de liderazgo por igual en el hogar y la iglesia. Más bien, Pablo está diciendo,

"Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor" y "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella."   

 

Desde el principio, la intención de Dios fue de que las mujeres se sometieran al liderazgo masculino en el hogar.  Pero Dios también quiso que los hombres guiarán a sus esposas con amor, honor y respeto, poniendo las necesidades de ella por encima de las de él, ya que ella es un vaso más frágil.  La sumisión y el temor de Dios van mano a mano. El temor de Dios es fundamental para la sumisión y es su principio más importante.  La sumisión cede voluntariamente en amor. Cuando colocamos Génesis 1-3  al lado de Efesios 5, vemos que la Palabra de Dios no está enseñando que los roles de género son el resultado de la caída sino más bien Su diseño desde el principio. Cristo no vino a eliminar las distinciones de género sino más bien El vino a repararlos y a restaurarlos para que puedan funcionar de tal manera que revelen Su gloria. Por lo tanto, las esposas deben someterse a sus maridos, no por la fuerza, sino voluntariamente en lugar de tomar todos los asuntos con sus propias manos tanto en el hogar como en la iglesia. Luego, por supuesto, los esposos deben amar a  sus esposas, guiandolas con Gracia. El matrimonio se trata de dos relaciones y dos personas, nuestra relación con Dios y nuestra relación con nuestro esposo o esposa. A medida que nos acercamos más a Dios, nuestro deseo debe ser el de acercarnos también a nuestro esposo, amándolo más y tratándolo más amablemente, mostrándole más honra y respeto, siendo  solidario y servicial, y dispuestas a ser desinteresadas.

Nuestra generación da habitualmente todo tipo de excusas. Nos hemos obligado a inventar todo tipo de excepciones en lo que respecta a la sumisión. ¡Simplemente no nos gusta! La sumisión va en contra de nuestra cultura moderna y atea. Para una mujer, hacer lo que su esposo cree que es mejor, o hacer lo que ella no quiere hacer, no es muy atractivo y agradable. De hecho, a muchos no les gusta que nadie les diga lo que deben hacer. ¡Es un hecho real y feo! Muchas mujeres quieren ser su propia jefa o autoridad y hacer lo que creen que es mejor. Desafortunadamente, esa es su naturaleza, pero no debería ser así. ¡Debemos agradar a Dios, haciendo Su voluntad y no la nuestra! ¡Me pregunto si la razón por la que nuestras mujeres pasan tanto tiempo resistiéndose al liderazgo de sus maridos es porque quieren aferrarse a un feminismo blanqueado!   ¡Prestemos atención!

Francamente, la sumisión es difícil porque a todas nos han lavado el cerebro con una "visión feminista del mundo" de  una forma u otra, pero debemos trabajar duro si queremos ser salvas. Debemos recordar que no es nuestra opinión lo que importa. ¡Es la opinión de Dios lo que importa y nada más!  ¡La Biblia es muy clara acerca de que las esposas se sometan a sus esposos! ¡Dios ordena a las esposas a que lo hagan! Consideremos otras Escrituras además de I de Pedro 3 y Efesios 5:22-24 que nos exhortan a someternos a nuestros maridos y, de alguna manera, a toda autoridad masculina. 

"Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor."  (Colosenses 3:18)

 "La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. 12 Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. mujer aprenda en silencio con toda sumisión."   (I Timoteo 2:11-12 ).

 

Tengamos en cuenta que la sumisión de una mujer a Dios es el primer paso en su sumisión a su esposo.  ¡Ella no debe resistir la voluntad de Dios, Sus mandamientos o dirección!  


III.    LA PARADOJA DE LA SUMISIÓN:

 Cada mujer que conozco batalla con la sumisión. Es un hecho que todas somos feministas de corazón desde Eva. Queremos ser  independientes. Así somos, pero no es así como Dios nos hizo.

 La Biblia está llena de paradojas
  1. Los últimos serán los primeros. 
  2. El más grande de todos es el servidor de todos. 
  3. Si pierdemos nuestra vida, encontraremos nuestra vida. 
  4. La sumisión es otra de estas paradojas.

Muchos piensan que la sumisión implica debilidad, siendo un tapete. De hecho, es justo lo contrario. ¿Por qué? Porque exige mucha fuerza y ​​carácter. ¡Es difícil! No son las mujeres débiles las que se someten respetuosamente sino las mujeres fuertes. ¡No me malinterpreten aquí!   En la sumisión, somos fuertes porque obedecemos a Dios, y al hacer esto hallamos favor delante Él. Note lo que la Biblia tiene que decir al respecto .

 “Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza."  (Isaiah 30:15

“He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, Sobre los que esperan en su misericordia."   (Salmo 33:18).


Una de las razones por las que la sumisión es tan difícil para las mujeres es porque quieren ser las que tienen el control de todo. Entonces creen que cuando se someten, están renunciando a su poder.

Creen que al estar sujetas a sus maridos, ellas pierden su valor e influencia.   De hecho, la sumisión nos da una gran influencia  (porque es una influencia legítima), nos eleva delante de los ojos de nuestros esposos, y da contentamiento y satisfacción a ambos. Nuestro motivo principal nunca debe ser el de manipular, sino el de someternos a nuestros esposos como al Señor. Esto es simplemente obedecer a Dios. ¿Por qué? Porque la sumisión es simplemente un acto de obediencia hacia Dios y su autoridad o gobierno.   Así es como mostramos nuestra obediencia y esperanza en Él. Nada más.  Nuestra sumisión hacia la voluntad de Dios nos permite hacer que todas las cosas funcionen para nuestro propio bien. Nuestra esperanza no está en nuestros esposos porque cometerán errores incluso cuando son maduros y piadosos. Nuestra esperanza debe estar en Dios porque Él es nuestro Gobernante Supremo. Él nunca comete errores. Él nunca nos falla.

 Esto me lleva a las siguientes preguntas:

  1.  ¿Es la sumisión un signo de fortaleza o debilidad? 
  2. ¿En qué áreas, como esposas, necesitan volverse más sumisas a sus esposos? Por supuesto, primero debe someterse a Dios y a su autoridad. 
  3. ¿Es difícil practicar y obedecer la sumisión en su caminar con Cristo? 
  4. ¿Muestra su sumisión su fe en Dios? 


Suponga que su esposo le dice un día que quiere comenzar a tener una lectura bíblica devocional diaria por la mañana en lugar de por la noche. Digamos que usted se niega a hacer esto porque no es una persona mañanera y se resiste al cambio sin importar cuál sea. Simplemente le gusta tu rutina.

Ahora tenemos aquí dos formas de acción: 

  • Primera forma de acción:

Una es el no preocuparse y hacer nada al respecto, haciendo que su esposo tenga que repetir la misma cosa hasta que se enoje. Puede que le diga:  "¡Quiero que te levantes ahora mismo!"  Esto, por supuesto,  provocará que se sienta amargada y resentida. 

Cuando una esposa se niega a someterse voluntariamente a su esposo, ella está en la posición de tener que obedecer. ¡La mayoría de nosotras las mujeres, odiamos esto! ¿Por qué? Simplemente porque no nos gusta que nos manden y nos digan lo que debemos hacer.  

Entonces, ¿qué sucede cuando nos negamos a someternos?  Nos encontramos en el papel de un niño: nos vemos obligadas a obedecer órdenes que van en contra de nuestra voluntad.  

Sin embargo, es vital que no nos pongamos en esa posición. ¿Por qué?   

Cuando nos negamos a cooperar con nuestros maridos, este tipo de comportamiento obliga a nuestros maridos a mandarnos a hacer lo que nos negamos a hacer voluntariamente. ¡Se convierte en una situación desagradable en el matrimonio!  ¡Este rechazo de someternos voluntariamente debe evitarse!  Es terrible para nuestros matrimonios y nuestros hogares.

Dicho esto, con respecto a la primera forma de acción, examinemos la  segunda forma de acción. Es la manera correcta y piadosa de actuar de una mujer:

  • La segunda forma de acción:

Comencemos con el mismo escenario: su esposo quiere que todos comiencen temprano con una lectura devocional de la Biblia. Y aunque no quiera cambiar el horario familiar de la forma en que su esposo está dirigiendo a todos, pero por su obediencia a la voluntad de Dios, sabiendo que debe someterse, enseguida comienza a pensar cómo seguir la  instrucción de su esposo. Ahora fíjese en la parte más crítica de todo este escenario: 

  1. La esposa, comienza a pensar en cómo seguir las instrucciones de su esposo sin vacilación ni resistencia. 
  2. Aquí, la esposa no está en posición de hacer su voluntad contra la de su marido como en el primer caso. 
  3. ¿Por qué?  Porque ella simplemente se sometió a la voluntad de su marido.  
  4. Ahora está en el asiento del conductor con su esposo. 
  5. Ella está  cooperando en lugar de  resistirse.  
  6. ¡Y esto es precisamente lo que se supone que deben hacer las esposas!  
  7. La esposa está tratando al máximo de hacer lo que su esposo quiere o necesita que ella haga.  


Estamos comenzando a ver cómo  es la sumisión Bíblica. Es una esposa que toma la decisión de no resistir, pelear o desafiar la voluntad de su esposo. ¡Pelear con su esposo no solo es un comportamiento impío sino un terrible ejemplo para sus hijos! Aunque la opinión de una esposa  sobre cualquier asunto puede diferir, ella todavía puede expresarlo de una manera respetuosa y honorable sin confrontaciones menospreciables.  Tal  discreción trae armonía y paz al matrimonio. Para ella  expresar sus opiniones, consejos y sugerencias será siempre un  aspecto valioso de la ayuda que le brinda a su esposo, siempre y cuando lo haga con un espíritu afable y apacible.

Mis preguntas son:

  1. ¿Está fallando a someterse a su esposo, y en qué áreas?  
  2. ¿Qué puede hacer para estar de acuerdo con los deseos de su esposo?  
  3. ¿Va a resistir y a rebelarse, o está dispuesta a hacer la voluntad de Dios sometiéndose a la dirección de su esposo?


  • ¿Cómo podemos ayudar a nuestros esposos a dirigir mejor de acuerdo al plan divino de Dios?

Aunque algunas esposas no tienen ningún problema a someterse al liderazgo del esposo, a menudo ellas desean que sus esposos despierten y muestren alguna manifestación o indicación de ello. Las mujeres se quejan de que por mucho que se esfuercen a ayudar para que los maridos reconozcan y acepten esta responsabilidad u obligación, todavía no lo consiguen. De hecho, algunas me han preguntado: "¿Cómo puedo hacer que mi esposo dirija de la manera que Dios quiere que lo haga? Es una pregunta no bíblica. ¿Por qué? Simplemente porque la esposa no puede  forzar o hacer que su esposo dirija. Pero, ella puede ayudarlo a ser mejor líder siguiéndolo y apoyándolo. ¿Cómo puede una esposa ayudar a su esposo a ser el líder o la cabeza de su hogar? Animándolo a dirigir y luego siguiendo, respetando y honrando su liderazgo o dirección. Incluso cuando él no está dirigiendo de la mejor manera. 

Mi próxima pregunta, ¿y si el esposo no está gobernando bien? ¿Qué sucede si él no está dirigiendo de la mejor y correcta manera? Esto es realmente difícil de decidir o establecer para las esposas. Francamente, he conocido a algunas mujeres, hermanas en Cristo, que estaban seguras de ser más sabias y piadosas que sus maridos. Eran muy francas acerca de esto sin ninguna reserva. Para ser sincera, tenía mis dudas incluso cuando nunca había conocido a sus maridos. ¿Por qué? Porque para mí, parecían ser arrogantes. ¡Es pecado!  Y necesitan arrepentirse de esto.

No voy a negar que algunas mujeres tienen más enfoque integral orientando a la familia que sus maridos.  Por ejemplo, una esposa puede dedicarse a instruir a los niños en su educación o en la Biblia mientras el esposo está en el trabajo todo el día. Ella aprovecha al máximo su tiempo para el bienestar de sus hijos. Así es como ella está ayudando a su esposo como su ayuda idónea en el sentido bíblico de la palabra, no tomando el liderazgo del esposo en sus propias manos sino simplemente le está ayudando donde hay necesidad.

Entonces, mi próxima pregunta es: ¿Cómo podemos ayudar a nuestros esposos a hacer la voluntad de Dios? Aquí es donde las esposas deben comportarse de una manera piadosa y respetuosa, incluso cuando el esposo no está obedeciendo al Señor como debería. De hecho, una esposa está mandada a comportarse de una manera casta y respetuosa en todas las circunstancias de su vida. Una esposa puede pedir respetuosamente la opinión de su esposo sobre cualquier asunto, siempre y cuando lo haga de una manera justa y respetuosa. Por otro lado, cuando una esposa asume el liderazgo del esposo, indiscutiblemente ella está obstaculizando o impidiendo su liderazgo. Eventualmente, ella destruirá la confianza y la habilidad del esposo para dirigir. Sin duda, esto puede convertirse en "derribar su casa con sus propias manos.".

“La mujer sabia edifica su casa, pero la necia con sus propias manos la derriba”   (Proverbios 14: ).

 

Usted podría estar pensando:  "¡Bueno, ciertamente, soy yo la que tiene que tomar el liderazgo! ¡Mi esposo no muestra ninguna habilidad para dirigir!" Francamente, ¡eso no es verdad! El punto final es que el esposo es la cabeza de la esposa. ¡No hay otra manera! Dios le ha dado al esposo la posición de liderazgo. ¡Punto final! Incluso cuando parece que él no está dirigiendo, él sigue dirigiendo. Simplemente está dirigiendo mal. Aquí es donde se vuelve peligroso para la esposa que es dominante, de carácter fuerte, obstinada y muy segura de si misma, ya que tiende a empeorar las cosas para el esposo. ¡Será un desastre para el matrimonio y la familia! ¿Por qué?  Porque cuando la esposa toma el control, el liderazgo y la dirección de su esposo son distorsionados y abusados. Esto no está dentro del orden creado por Dios. ¡Es una violación de Su Palabra!

 Mi siguiente preguntas son:

  1. ¿Qué pasa si el esposo no es creyente o cristiano? 
  2. ¿Se le ordena a la esposa a someterse a él? 
  3. ¿Por qué no ir a la fuente de toda Verdad para buscar la respuesta a esta pregunta?  


Consideremos lo que I Pedro 3 tiene que decir acerca de nuestra  manera de comportarnos hacia los esposos no creyentes.

 “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros propios maridos, para que, aunque alguno de ellos sea desobediente a la palabra, sea ganado sin palabra por la conducta de sus mujeres, observando vuestra conducta casta y respetuosa" (1 Pedro 3:1-2).

 

Podemos ver claramente que la conducta casta y respetuosa de una esposa hacia su esposo, que no es creyente, puede ganarlo sin palabra; siendo esta la forma de acción correcta y piadosa, la estrategia correcta.  Creo que esto se aplica a todos los esposos creyentes y no creyentes. Nuestro comportamiento casto y respetuoso no solo es correcto y piadoso, sino que también es  la única forma por la cual podemos ganar el amor, respeto y confianza del esposo que lo anima a ser piadoso y santo.

Las mujeres creyentes y los hombres creyentes ciertamente saben que Dios creó los cielos y la tierra por Su Palabra hablada. Además, Él puede resucitar a los muertos. Dios puede transformar y regenerar el corazón del hombre. ¡Y no hay duda en mi corazón de que Dios puede cambiar el corazón de nuestros esposos de gloria en gloria!   ¿Lo duda?  

 Entonces, ¿se encuentra usted manipulando a su esposo en lugar de ayudarlo a dirigir, confiando en que Dios refinará y cambiará el corazón de él para que pueda ser piadoso?


  • ¿Por qué toman las mujeres todo asunto en sus propias manos?

No hay lugar a dudas de que una cosa que es vital para el proceso de aprendizaje de la sumisión es de nunca tomar cualquier asunto con nuestras propias manos. Incluso Sara, que nos ha sido dada como ejemplo de sumisión en 1 Pedro 3 fracasó en esta área de sumisión. Ella sufrió las consecuencias de tal fracaso. Volvamos atrás y leamos la historia en  Génesis 15. Dios hizo un pacto con Abram en el que prometió que su  descendencia sería tan innumerable como las estrellas en los cielos. Se nos dice que Abram creyó a Dios, "y le fue contado por justicia." Sin embargo, hubo un problema con esta promesa .  Sarai era estéril.   No había podido  concebir incluso después de muchos años de matrimonio con Abram. Y siendo estéril, ¿cómo iba a tener tanta descendencia?  

El fracaso de Sarai fue pensar que ella misma podría resolver el problema mandando a su esposo Abram a que se casara con su esclava. Ella pensó que podría tener hijos a través de Agar. En el Medio Oriente, esta era una práctica común. Al hacer que Agar, su esclava, concibiera por ella, el niño pertenecería legalmente a Sarai. Pensando que esta era la solución a su problema, le dio su esclava a Abram. Agar concibió un hijo. No hace falta decir que esta solución a su problema generó nada más que más problemas para Sarai. ¿Por qué? Porque Sarai comenzó a tratar a Agar con desprecio; ella fue despreciativa. Era evidente que había  tensión y conflictos entre ambas. Luego, más tarde, cuando Agar dio a luz a su hijo,  Ismael, Sarai se puso celosa y la trató a ella y al niño con dureza y desprecio. Ella le dijo a Abraham: "Echa a esta esclava con su hijo, porque el hijo de esta esclava no será heredero con mi hijo Isaac.' Y la cosa desagradó mucho a Abraham por causa de su hijo.”  (Génesis 21:8-14). Hubo una contienda entre las dos mujeres y sus hijos. ¡Una contienda que ha perdurado por miles de años!

Aunque Sarai conocía el plan de Dios, ella tuvo problemas para creer y confiar en la promesa de Dios. Ella se engañó a sí misma, pensando que Dios iba a cumplir Su promesa hacia ella al tomar el asunto en sus propias manos. Su insistencia de que Abram llevará a cabo su plan es similar a lo que Eva  le hizo a Adán en el Huerto del Edén.

"Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida."  (Génesis 3:17)

 

Es indiscutible que estos dos esposos, Adán y Abram, se metieron en problemas graves al permitir que sus esposas llevaran a cabo sus propios planes.   El fracaso de ambos fue escuchar la voz de sus esposas en lugar de la voz y la instrucción de Dios. ¡Lo sorprendente es que estos dos hombres eran temerosos de Dios!

No estoy diciendo que  las esposas siempre desvían a sus maridos, ni estoy diciendo que este texto esté diciendo eso. Además, no estoy diciendo que la esposa nunca debe hacer sugerencias ni dar consejos a su esposo.  Al contrario, una de las maneras en la cual la esposa puede ayudar a su esposo es ofreciendo consejo sabio. ¡Pero las esposas deben ser respetuosas con sus esposos y tener cuidado de no cruzar la línea!  Recuerden que nuestras palabras tienen mucho valor e importancia para nuestros esposos. Puede que no se den cuenta, pero podemos  influenciar mucho a nuestros esposos a hacer el bien o el mal.   Esto es cierto tanto en los buenos y los malos matrimonios.  Tengamos  cuidado y no destruyamos nuestros hogares con nuestras propias manos  porque tendremos que dar cuenta de esto a Dios.

Habiendo dicho todo esto, seamos particularmente cuidadosas acerca de cómo influenciamos a nuestros esposos cuando él toma decisiones u opciones importantes. ¿Por qué? Porque esto puede cambiar drásticamente el futuro de nuestras familias. Entonces, ¿por qué no orar fervientemente para que Dios le dé a nuestro esposo suficiente sabiduría y discernimiento para que pueda dirigir bien, agradando a Dios y haciendo Su perfecta voluntad? En lugar de tratar de persuadirlo o tentarlo para que acepte nuestro punto de vista. ¿Por qué no animar y ayudar a nuestro esposo diciéndole que estamos orando por él para que el Señor lo ayude a guiar a la familia de la mejor manera y para que pueda hacer las decisiones mas correctas de acuerdo a la voluntad de Dios? ¡Le aseguro como esposa temerosa de Dios que esto será bueno y sabio!

Una esposa debe usar discreción y sabiduría a la hora de dar consejos a su marido.  Debe tener en cuenta que es la voluntad de Dios y no su propia voluntad.   

 Otro ejemplo dado en la Biblia de una esposa que también tomó el asunto en sus propias manos fue Rebeca, la esposa de Isaac, el hijo de Sara.

"Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y lo aceptó Jehová, y concibió Rebeca su mujer. 22 Y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: Si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová; 23 y le respondió Jehová:  Dos naciones hay en tu seno, Y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, Y el mayor servirá al menor."  (Génesis 25:21-23


Dios le había dejado claro a Rebeca que el gemelo más joven, Jacob, sería su elegido, el hombre de Dios.  Sin embargo, Jacob necesitaría ser quebrantado por Dios para convertirlo en un gran hombre, el hombre de Dios.

“Y crecieron los niños, y Esaú fue diestro en la caza, hombre del campo; pero Jacob era varón quieto, que habitaba en tiendas. 28 Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; mas Rebeca amaba a Jacob.”  (Génesis 25:27-28)  

 

Más adelante en este capítulo, se nos dice que Esaú vendió su primogenitura por un plato de sopa de lentejas a Jacob, su hermano. En el libro de Hebreos, se nos dice lo que Dios pensó de este acto, y también de Esaú.

“No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura." (Hebreos 12:16)

 

Otra Escritura que menciona a Esaú se encuentra en Malaquías 1:2-3.

"Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob, 3 y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto."  

 

Se nos dice en Génesis 25 que Rebeca amaba a Jacob y que Isaac amaba a Esaú. Estoy seguro que Rebeca sabía cuál de sus dos hijos iba a ser el hombre escogido de Dios. Más adelante en Génesis 27, se nos dice que  Isaac estaba envejeciendo y que sus ojos estaban oscurecidos y no podía ver. Cuando Isaac se dio cuenta de que su muerte se acercaba, llamó a  Esaú, su hijo predilecto, y le pidió que se preparara para recibir su bendición.  Rebeca sabiendo que esto no era lo que se suponía que iba a pasar y que Jacob era el elegido para recibir la bendición, ideó un plan:  Jacob se disfrazaría de Esaú y engañaría a su padre, Isaac, para obtener la bendición. Jacob accedió a llevar a cabo el plan. ¡Y funcionó! Su plan tuvo éxito, pero a un costo terrible para ella y toda su familia.

Cuando Esaú se enteró de lo que había hecho su hermano, decidió matarlo.

"Y fueron dichas a Rebeca las palabras de Esaú su hijo mayor; y ella envió y llamó a Jacob su hijo menor, y le dijo: He aquí, Esaú tu hermano se consuela acerca de ti con la idea de matarte. 43 Ahora pues, hijo mío, obedece a mi voz; levántate y huye a casa de Labán mi hermano en Harán, 44 y mora con él algunos días, hasta que el enojo de tu hermano se mitigue; 45 hasta que se aplaque la ira de tu hermano contra ti, y olvide lo que le has hecho; yo enviaré entonces, y te traeré de allá. ¿Por qué seré privada de vosotros ambos en un día?"  (Génesis 27:42-45).

 

Jacob ahora se ve obligado a huir para salvar su vida. Terminó en la casa de  Labán, el hermano de su madre. Mientras trabajaba para su tío, Jacob se enamoró de Raquel, su prima. Aceptó trabajar para Rachael por siete años  en lugar de los tres habituales. Y como Jacobo no contaba con el apoyo de su padre y los otros hombres de su casa, terminó por completar todas las negociaciones por su cuenta. Esto facilitó que su tío Labán se aprovechara y abusara terriblemente de él. Labán engañó a Jacob, dándole a Lea, su hija mayor, en lugar de Raquel en su noche de bodas. ¡El pobre Jacobo terminó trabajando otros siete años más para obtener la esposa que quería, la que le habían prometido!

Labán trató a Jacobo con mucha injusticia. Creo que la razón por la cual Labán maltrató a Jacobo y se aprovechó de él fue porque estaba sin dinero y necesitado cuando llegó a la casa de Labán. Jacobo trajo estas circunstancias sobre sí mismo porque tuvo que huir para salvar su vida. Ahora, piense por un momento lo que significó para Rebekah cuando se dio cuenta de que su hijo favorito se había ido no solo por unos días como había planeado, sino por veinte años. La última vez que escuchamos de Rebeca en la Biblia fue cuando le dio a Jacobo sus instrucciones de despedida. Ella tuvo que haber muerto antes de que Jacobo regresara a su casa. Eso significa que nunca volvió a ver a su amado hijo. ¡Qué triste!

Imagine a Rebeca teniendo que vivir con Esaú junto con sus esposas paganas y fastidiosas. Estoy bastante segura de que esto es algo que ella no planeó y pudo haber tratado de evitar. ¡Todo esto porque ella tomó el asunto en sus propias manos e impulsó  a Jacobo a engañar a su padre para recibir la bendición y heredar la tierra de su padre!  La Biblia nunca más hace mención de Rebeca, de su muerte o de su sepultura. Quizás, esta es una indicación de  deshonra. ¿Cómo pudo Rebeca impedir a Isaac, quien estaba tratando de hacer lo correcto, sabiendo que finalmente Dios tendria otros planes? Ella seguramente sabía que legalmente Esaú era el heredero legítimo para continuar con el linaje divino.  Evidentemente, ella pensó que Dios no era capaz de hacer que esto sucediera sin que ella tomara el asunto en sus propias manos.

Ninguna de nosotras podemos negar que en algunas ocasiones hemos intentado (o hemos sido tentadas) tomar cartas en el asunto. 

 Debería ser muy inquietante para nosotras. ¡Es inquietante e incluso alarmante! ¿Por qué? Porque en lugar de que las esposas tomen todo asunto en sus propias manos, deberían estar orando fervientemente, honrando a sus esposos, comportándose de manera casta y respetuosa, esperando en Dios y confiando en que Él vendrá a nuestro rescate y nos salvará de todas nuestras pruebas.  ¡No olvidemos que nuestro Dios es poderoso! ¡Él es nuestro Libertador! Nosotras, como esposas, debemos esperar pacientemente en la ayuda de Dios en lugar de ser presuntuosas,  tomando todos los asuntos en nuestras propias manos. ¡Debemos creer esto y tomarlo en serio!

“Jehová es mi roca y mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, mi roca, en quien me refugio; mi escudo y el cuerno de mi salvación, mi fortaleza”   (Salmo 18:2).

“Puesto que estoy afligido y necesitado, Que el Señor se acuerde de mí. Tú eres mi ayuda y mi libertador; No tardes, oh Dios mío ”   (Salmo 40:17).

“Mi misericordia y mi fortaleza, mi baluarte y mi libertador, mi escudo y aquel en quien me refugio, el que sujeta a mi pueblo debajo de mí”   (Salmo 144:2).​​

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Y que la paciencia tenga su resultado perfecto, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada”   (Santiago 1: 2-4).

 

Quiero terminar con algunas preguntas para meditar.  

  1. ¿Cree que es mejor confiar en Dios y esperar en Él para ayudarnos en lugar de tomar todo asunto en nuestras propias manos? \¿Qué es lo contrario de someterse?¿Qué es lo contrario de ser cabeza?  ¿Qué es lo contrario de estar sujeta? 
  2. ¿Qué es lo opuesto al amor?   
  3. Y finalmente, ¿qué es lo contrario de dar?

 
​​CONCLUSIÓN:

La palabra sumisión significa someterse o ponerse bajo el control o la autoridad de otra persona, lo que generalmente se considera  mandatorio u obligatorio. Se nos ordena someternos a todas las formas de autoridad (el límite de velocidad legal, todas las leyes civiles como impuestos, inmigración, leyes financieras o comerciales, y muchas otras leyes que debemos seguir aquí en la tierra). Nos hacemos daño a nosotros mismos cuando no cumplimos con esas leyes o requisitos. Obediencia es someterse o ser sumiso a la autoridad o leyes, estando bajo esa autoridad o el control de alguien o algo más. El concepto bíblico de sumisión es muy diferente de la idea actual de feminidad.

Vivimos en una época en la que la sumisión a la autoridad se desacredita  constantemente y se piensa que es degradante y deshumanizadora.   Pero las palabras de Dios en 1 Pedro 2 y 3 nos recuerdan  que la sumisión a la autoridad legítima es hermosa, gratificante y justa en el reino de justicia de Dios. Es "por causa del Señor" (2:13) que los cristianos deben estar sujetos a las autoridades ordenadas por Dios, ya sea en el gobierno civil (2:13-17), en el empleo (2:18-20), en la familia (3:1-6) o en la iglesia (5:5).  En la relación matrimonial, la belleza de la sumisión de una esposa a su esposo es evidente hacia los incrédulos, los cuales son atraídos a Cristo a través de ella  (versículos 1-2 ). 

Dios también espera que esta belleza sea evidente hacia los esposos creyentes y para otras personas en general, porque tal belleza es lo que Dios espera que las mujeres cristianas tengan de "adorno",  su fuente de belleza (versículo 4). Esta es la hermosura que adornaba a las santas mujeres del Antiguo Testamento que ponían su esperanza en Dios y estaban sujetas a sus propios maridos (versículo 5). 

  1. Esta belleza también debe verse en una esposa cristiana, porque no va acompañada de temor (versículo 6), 
  2. sino de reverencia, pureza (versículo 2), 
  3. rectitud moral, piedad, santidad (versículo 6), 
  4. quietud de espíritu (versículo 4), 
  5. y esperanza o confianza en Dios (versículo 5). 
  6. La belleza de esta sumisión es evidente ante Dios, porque el espíritu afable y apacible que acompaña a tal sumisión es precioso y de gran valor delante de los ojos de Dios (versículo 4).

En 1 Pedro 3:4-6, Pedro habla de la sumisión como piadosa. Él manda a las esposas a ceder, a estar sujetas a sus maridos, porque esta es la voluntad de Dios. Nuestra cultura a menudo ha desafiado y  ha hecho difícil el mandato de que las esposas se sometan  a sus esposos.  Nuestra sociedad marca el "liderazgo" como "dictadura." Lo único justo y recto es que la esposa se someta voluntariamente a su esposo, buscando el mejor interés de su esposo. ¡Su sumisión es lo que Dios exige de ella! Una  esposa piadosa y temerosa de Dios quiere que su esposo la guíe y a la familia sin que ella intente hacerlo por él.  ¡Nuestra sociedad nos ha fallado al invertir los papeles!  

Vemos maridos muy pasivos y a esposas muy dominantes.  Los hombres no quieren dirigir o proveer para sus familias y se contentan con ser flojos.   Por lo tanto, dan la responsabilidad de dirigir su hogar a sus esposas.  !Muchos incluso envían a sus esposas a trabajar y se contentan con no satisfacer las necesidades de su familia!  Esposos, Dios los ha hecho responsables de su familia, no a su esposa. Como la cabeza de su hogar, ¡el responsable es usted!  ¿Cómo puede pedirle a su esposa que ceda mientras se niega a dirigir como debe hacerlo? ¡Asuma la responsabilidad y sea el líder que Dios manda que sea! Esposas, Dios les ordena que apoyen el liderazgo de sus esposos.  ¡No trate de apoderarse del liderazgo de su esposo solo porque piensa que él no está dirigiendo como debe!  Aún si ese fuera el caso debe continuar teniendo un espíritu de sumisión y apoyar el liderazgo de su esposo.

En  Efesios 5:22-23,  el apóstol Pablo insta a las esposas diciendo, "Sométanse a sus propios maridos, como al Señor. 23 Porque el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es la cabeza de la iglesia, su cuerpo, y él mismo es su Salvador."   

En  Efesios 4:1-3, el apóstol Pablo instó a los santos, eso es a los Crisitanos, a andar como es digno de su vocación. Aquí, en el próximo capítulo, explica cómo las mujeres hacen esto en el matrimonio al someterse voluntariamente a sus maridosEn nuestra sociedad retorcida y feminista, la palabra "sumisión" se ha convertido en una palabra desagradable y fea. Presentan una imagen de ser dominado y oprimido. Han corrompido por completo el significado de la palabra y el concepto divino de lo que enseña la Biblia. 

Jesús nunca nos ha pedido que hagamos algo que Él mismo no haya hecho. Jesús se sometió a la voluntad de Su Padre y cedió a los intereses de Su Padre.  Él ordena a las esposas a que se sometan voluntariamente al liderazgo de sus maridos. Esposos, recuerden que el Señor no quiere que abusen de su liderazgo obligando a su esposa a someterse, usando castigos u otras tácticas. Si las esposas se niegan a sujetarse, creo que no hay nada que pueda hacer sino ser responsable ante Dios y esperar que Él juzgue a las esposas si se niegan a arrepentirse.  ¡Ella debe someterse voluntariamente al liderazgo del esposo sin que el esposo la obligue a hacerlo! Las esposas que temen al Señor se someten al liderazgo o dirección de sus maridos sin imposición. El deseo primordial de ellas debe ser el de someterse a la voluntad de Dios ya la de sus maridos.

Debemos enfatizar la importancia de que las esposas se comporten de manera santa fuera y dentro del hogar. 1 Pedro 3:1-2, ilustra a una esposa cuyo esposo no es obediente a la Palabra de Dios. Se le ordena ganar a su esposo por su conducta piadosa y santa. Esposas, ¡sus vidas piadosas y justas hablan más que mil palabras!  Pedro dice que cuando las esposas se someten voluntariamente a sus esposos, ellas van a recibir un a buena recompensa de Dios.   El esposo incrédulo puede ser ganado a Cristo po el buen ejemplo de sus esposas. Lamentablemente hay esposos incredulos que rechazan la Palabra de Dios y maltratan a sus esposas que son Cristianas.  Y aunque estas esposas cristianas tienen tales maridos, ellos aun pueden ser ganados a Cristo por la conducta piadosa sin palabra.   ¡Eso es poderoso! Pero si nos comportamos como el mundo, no estamos obedeciendo a Dios ni sometiéndonos a Su gobierno.   ¡Punto! Debemos  comportarnos de una manera piadosa independientemente de cómo él actúe hacia nosotras.   Si no actúa como un hombre piadoso y temeroso de Dios, de la forma que debe hacerlo, eso no nos da permiso o derecho alguno  para negarse a someterse a él.   

Recuerde que aquellas santas mujeres en el pasado pusieron su esperanza o confianza en Dios y se adornaron por dentro y por fuera. Se vistieron con un corazón sumiso hacia Dios. Sara es el mejor ejemplo piadoso y sumiso para todas las esposas cristianas, y debemos aprender de su ejemplo. Sara mostró un espíritu sumiso y dócil en la forma en que trataba a su esposo, incluso en sus conversaciones con Abraham. Siguiendo su ejemplo piadoso y santo, somos hijas de Sara. No podemos ser herederas de la promesa cuando nos comportamos de manera impía e infielUna esposa dócil o sumisa confía en su esposo y actúa en su mejor interés. Ella cede o se somete a su esposo porque teme a Dios y desea someterse a Él, haciendo lo correcto. Ella es piadosa y tiene un espíritu afable y apacible, porque obedece a Cristo.

Hermanas y amigas, recuerden que no debemos enfocarnos solo en lo externo. Nuestra belleza no debe ser externa, sino una belleza espiritual  Nuestra belleza debe revelar un espíritu afable y apacible. Nuestros corazones son preciosos para Dios, especialmente cuando nuestro carácter es gentil y tranquilo. En  Mateo 5:5, se les ordena a todos los cristianos a ser mansos, es decir, apacible, dócil o gentil como Moisés, quien es alabado por su mansedumbre y afabilidad de corazón para con todos (Núm. 12:3).  Esposas y hermanas recuerden que nuestra más excelente belleza proviene de nuestra piedad y rectitud de corazón.

Primero debemos someternos a Dios y a Su autoridad para poder someternos a nuestros esposos.  Al someternos a Dios, estamos obedeciendo Su plan y autoridad para nosotras en el hogar, y hace más fácil el honrar a nuestro esposo como el líder o la cabeza espiritual de nuestros hogares. A medida que nos sometemos a la autoridad de Dios, será más fácil para nosotras, las esposas, dar un paso atrás y permitir que nuestros maridos guíen como deben hacerlo. Es un recordatorio de lo que significa dar un paso atrás y permitir que Dios nos guíe a todos. Como esposas temerosas de Dios, debemos rehusarse a tener el control de todo en nuestros hogares, debemos dejarlo a un lado, porque no debemos dirigir y llevar las riendas, sino seguir el liderazgo de nuestro esposo. Debemos seguir, ofrecer, servir, ayudar, compartir, observar, luego debemos "echar más sopa en la olla de la que sacamos con el cucharón.". 

Debemos contemplar las bendiciones de la sumisión en nuestro matrimonio, dar un paso atrás y dar espacio para que nuestros esposos den  un paso adelante, porque esta es la sabiduría de Dios para nosotras las mujeres. Lamentablemente, en la cultura actual, ¡la relación entre marido y mujer se ha visto afectada por el feminismo! Las semillas del feminismo se encuentran dentro de cada uno de nuestros corazones. El feminismo ignora la necesidad de roles, ya que iguala los roles con un valor propio.   ¡Pero eso no es lo que declara la Palabra de Dios!  En la Biblia, es más fácil ver la igualdad fundamental de hombres y mujeres en  Génesis 1:27.  En ninguna parte de la Biblia leemos que los hombres son de mayor estima delante de Dios que las mujeres. Ambos hombres y mujeres comparten por igual el privilegio de ser hechos a la imagen o semejanza de Dios. Tenemos la misma honra.

Nosotras, las esposas, debemos someternos al Señor primero para que nos sometamos a nuestros maridos. Nuestro Señor y Salvador está declarando  Su gloria en nuestra sumisión, y también está enseñando a las esposas lo que significa someterse a Él.  ¡Debemos liberarnos de la forma de bancarrota que el mundo ve el matrimonio! Es nuestro deber como aquellos que caminan en la Verdad y el Amor reemplazar la visión distorsionada del matrimonio del mundo por una visión divina. No olvidemos que el matrimonio muestra la gloria del Evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.  Todo lo relacionado con el matrimonio se puede resolver cuando aplicamos los principios fundamentales enseñados en la Palabra de Dios.  

Así mismo, toda pareja casada debe estar dispuesta a comprender y aceptar humildemente la voluntad y el propósito de Dios para el matrimonio. No se trata de "mis necesidades"  o "mis derechos."  La  visión del matrimonio de  "las necesidades de ella" aflige a muchas. Si de verdad amamos la Verdad, ¡debemos aceptar y seguir la visión del matrimonio divino de Dios! Despertémonos de nuestro sueño y pongámonos de pie para hacer realidad el diseño divino de Dios para nosotros en nuestros hogares.   Por supuesto, eso es, si verdaderamente confiamos en Dios y veneramos Su Santa Palabra. Seamos hijos de Luz y no nos rindamos a la presión de nuestra cultura pagana que nos obliga a rechazar todo lo que es justo y piadoso.   Fijemos nuestros ojos solo en Dios y no en nuestra cultura pagana. Con corazón sincero, fijemos la mirada sólo en Él y no en el feminismo gigante  que se rebela contra Dios y toda justicia. Recuerde, los caminos de Dios son perfectos y mejores para nosotros.  Dejemos que Dios y su Palabra obre en nosotros.

Entonces, señoritas, si no desean someterse y seguir el liderazgo de un hombre, entonces no deben casarse, pero no pueden escapar de su obligación de someterse a la autoridad masculina permaneciendo solteras.   Para agradar a Dios, todavía debe aprender a someter su voluntad a la voluntad divina. ¡Punto! Recuerde, la sumisión no significa que sea inferior.  ¿Supone usted que Cristo fue inferior cuando se sometió a la voluntad de su Padre? ¡¡No me parece!! ¿Por qué? Porque la sumisión muestra fuerza y ​​mansedumbre piadosa. Recuerde que cuando se sometes a su esposo, está demostrando reverencia y servicio al Señor.  Es decir, está  sirviendo a Cristo al someterse a la voluntad de su esposo y no a la suya.  ¡Porque su marido es su cabeza!  

Sólo hay una cabeza en la relación matrimonial. Dios creó al esposo y a la  esposa como una sola carne para que funcionen juntos bajo una sola cabeza. No deben ser autónomos sino vivir juntos.  Dios ha hecho que la relación matrimonial sea tan hermosa como lo es Cristo para la iglesia.   ¡Esposas, la sumisión no es hacer lo que siempre quiere hacer, ni es salirse con la suya!  La sumisión es elegir someterse a la voluntad y deseos de su esposo.  Esto es caminar en piedad y amor.  ¡Es devoción al Señor!   La sumisión honra y afirma el liderazgo del esposo y lo ayuda a continuar en su papel de liderazgo. La sumisión no es negarle el papel al esposo como la cabeza, y no menosprecia y desautoriza el liderazgo de su esposo (1 Pedro 3:1-2).  Esposas,  ustedes están obedeciendo a Cristo y sometiéndose a Su voluntad cuando se someten al liderazgo de su esposo. Recuerden, serán recompensadas por su servicio generoso y amoroso hacia su esposo y al Señor.

Hasta que los hombres y las mujeres comiencen a darse cuenta de lo que Dios quiere y exige de ellos como esposos y esposas, sometiéndose a Su liderazgo y Su gobierno, será difícil que nuestros matrimonios operen y se transformen de la manera que Dios ha querido desde el principio.    Tristemente, la visión de Dios del matrimonio ha sido severamente dañada  en nuestra sociedad, pero puede ser restaurada al diseño original de Dios a  través del Evangelio de Su Hijo.

 Es mi oración ferviente que Dios, de alguna manera, ayude a las esposas a someterse a sus esposos como a Él con un corazón sincero y puro, de acuerdo al propósito divino de Dios.  Sé que no es fácil ya que Satanás se ha esforzado mucho en pervertir nuestros corazones contra la voluntad de Dios. Pero en el fondo de mi corazón, sé que es posible si comenzamos a pensar y comportarnos como hijos de Luz cuyo deseo principal es hacer la  voluntad del Padre en los cielos.  ¡Gracias a Dios por el Evangelio, que es su poder para salvación!  

Por lo tanto,  rechacemos la visión distorsionada del mundo sobre el matrimonio y el hogar, y todas las mentiras del feminismo, y decidamos volver a los caminos antiguos y justos de Dios. Gracias a Dios por esa hermosa visión del matrimonio que nos ha dado, que es mucho mejor que nuestra propia visión, más hermosa, más peculiar y más vivificante. 

 Que nos sometamos a nuestros maridos como al Señor. Porque el esposo es la cabeza de la esposa como también nuestro Señor y Salvador, Jesucristo es la cabeza de Su iglesia y el Salvador del cuerpo. Que sea como el Señor nuestro Dios ha dicho. Que nosotros, de un corazón sincero y contrito, cambiemos el rumbo de nuestros matrimonios. Que podamos darle a Dios mucho más de lo que le estamos dando actualmente. Que podamos ponernos de pie como David y luchar contra el gigante, el feminismo, aceptando la feminidad definida por Dios. Y que permitamos que Su Palabra eterna nos transforme, nos regenere, nos pula y cambie para la gloria de Dios. 

  

Luci